Levantamiento de pesas

Un sismo en las pesas

Un sismo en las pesas

De quedar afuera de la selección para los Juegos de la Juventud a ser campeona nacional de mayores. Abril de Cándido produjo un movimiento telúrico e hizo el clic. Una de las pesistas argentinas con mayor proyección repasa un año de vaivenes y apunta objetivos.

Abril de Cándido festeja. De fondo, papá Ariel también. La dupla se consagró campeona en el último nacional de mayores. Crédito: Ruth Hossein.

¿Fue un ataque por el G20? ¿O una maniobra del HAARP, como piensan los conspiranoicos? ¿Habrá sido un mero accidente natural, tan extraño por lo inusual como aquella nevada de 2007? ¿O está vinculado a la “ola sísmica de Mayotte” que los científicos aún no se explican? El viernes por la mañana hubo un sismo en Buenos Aires, de magnitud 3.8 en la escala de Richter. Si bien se sintió de diferentes maneras en gran parte del sur del conurbano bonaerense, el epicentro se ubicó en Esteban Echeverría, a 25 kilómetros de profundidad, en las cercanías del barrio La Horqueta.

A escasos kilómetros de allí, en Luis Guillón, levanta y baja pesas de hasta casi 100 kilos Abril de Cándido, quien con apenas 17 años acaba de consagrarse campeona nacional de mayores en su categoría, 58 kilogramos, en el torneo nacional de levantamiento de pesas que se realizó en el CeNARD. ¿No habrá sido acaso el efecto de esos discos subiendo y bajando lo que provocó el sismo? Los científicos deberían investigar esa hipótesis.

Abril es oriunda de Monte Grande. Si bien vive en Banfield, se entrena en el gimnasio de su padre, en Guillón. Papá Ariel es papá, pero también entrenador. Fue su influencia la que llevó a Abril a abandonar la práctica de otros deportes, como hockey, para dedicarse en pleno a las pesas, cuando tenía 12 años. “Yo estaba siempre en el gimnasio con mi papá a la mañana cuando iba al jardín. Cada vez me gustaban más las pesas, entonces ya empecé a querer entrenarme, dejé todo lo demás y en 2013 empecé posta”, le cuenta la flamante campeona nacional a Cinco Anillos.

Si el vínculo padre/madre con hijo/hija siempre es complejo por fallas de origen, la relación puede tomar una densidad mayor cuando se acentúa por la frecuencia del encuentro cotidiano. En el caso de la dupla papá entrenador e hija atleta, la historiografía deportiva tiene material para todos los gustos. “Aconsejaría a los padres que no entrenen a sus hijas”, dijo hace poco Piotr Wozniacki, el papá de Caroline, resumiendo las contradicciones del éxito y el sufrimiento simultáneos en el vínculo familiar y deportivo, donde lo bueno y lo malo se magnifica.

“Es re difícil, nos peleamos casi todo el tiempo”, dice Abril sobre su relación con su papá, a la vez que le agradece todo lo que hace por ella.

Abril levanta en el último nacional de mayores, donde fue campeona. Crédito: FAP.

¿Cómo es la rutina de una campeona? “Me levanto, desayuno, vengo a entrenar a las 10, termino a las 12. Como, duermo la siesta y a las 16 ya estoy entrenando de vuelta hasta las 18”, enumera Abril con disciplina militar. ¿Y la escuela? “La estoy haciendo por Internet, a distancia”. Solución a las faltas recurrentes debido a los viajes para competir. Pero temporal.  A Abril le queda un año y lo va a hacer en una escuela regular, “más por lo social. Me fue bastante bien, pero es difícil hacer todo sola”. Una vida demasiado esquemática. “Entrenarme, irme a mi casa, entrenarme, irme a mi casa y dormir. Así era”.

Esa soledad también se traslada a la parte competitiva. Abril practica en su esquinita del gimnasio Bibon, pero sin la compañía de pares. La mirada ingenua sugiere que cuál es el problema, si es un deporte individual. Pues afecta, y mucho. “Perjudica muchísimo”, aclara Abril. “Con lo del 2018 tuvimos un montón de campus, pero si no me tengo que entrenar sola. E influye porque tenemos que superarnos todo el tiempo. Y llega un momento en que no tenés más motivación”.

La falta de motivación fue un problema que apareció especialmente este año, sobre todo después de que quedara afuera de la selección para los Juegos Olímpicos de la Juventud. “Hasta el año pasado me preparé bien, pero este año tuve un montón de problemas y no me fue bien”, cuenta Abril. “Cuando me enteré que no iba fue en el Nacional, donde me fue mal. Me venía yendo mal. Lo entendí pero estaba angustiada, es horrible. Pero tuve mucha gente alrededor que me apoyó; papá, mamá, entrenadores. Porque no sé si estaría acá”.

Subestimadas, las transiciones siempre son fundamentales; tanto para mejorar como para involucionar. Esas transiciones a veces se dan en procesos largos; en otros casos, son clics instantáneos. Para Abril, pasar de quedar afuera de los Juegos Olímpicos de la Juventud por malos rendimientos a ser campeona nacional de mayores tuvo un momento de cambio que lo explica. “Después de no quedar en los Juegos, estaba re mal mentalmente, desmotivada”, recuerda la pesista. “Y se nos dio un viaje a Perú para ir a entrenarnos con gente de otros países. Estuve dos semanas y pude recuperar todo. Fue como un clic”.

Abril en Perú. Ese viaje la ayudó a conseguir motivación: “Estuve dos semanas y pude recuperar todo. Fue como un clic”.

Bueno, una cosa es recuperar la motivación. ¿Pero estaba en los papeles el título nacional? “Íbamos a tratar de hacer lo mejor posible y salió eso”, dice con simpleza Abril. “Yo buscaba hacer 75 kilos en arranque (un movimiento) y 95 en envión (dos movimientos). Lo que siempre buscamos nosotros es hacer los seis tiros, pero fallé 75 de arranque (quedó con 71) y en envión le tenía que sacar dos tiros a mi rival para ganar, porque me ganó por un kilo en arranque. Así que tuve que ir a 94, lo metí y le gané”, relata la campeona.

“Las pesas no dejan petiso, las pesas no acortan el crecimiento, no te ponen gordo o lento. Son mitos”, sentenció durante los Juegos de la Juventud el técnico de la selección nacional, Claudio Henschke. A su lado, el tres veces campeón olímpico, Pyrros Dimas, lo ratificó con su experiencia: “Yo cuando empecé a los 7 años medía 1,36m y pesaba 36 kilos y llegué a crecer más que mis padres. Así que no es malo para el crecimiento”.

“Es lo que te dicen todos, que te dejan mal”, se suma Abril. “Me lo siguen diciendo, que no tengo que hacer, que deje. Pero mi papá sabe una banda y yo sé que no te hace mal. No me lesioné nunca”. Como la leyenda griega, da testimonio de su crecimiento para defender a su deporte de mitos y supercherías: “Me dijeron que me iba a quedar enana y mido 1,65m”.

Abril es integrante de la selección nacional, pero por el momento no cuenta con una beca. Sí tuvo una del Enard durante el programa Buenos Aires 2018 y le prometieron otra de la Secretaría de Deportes una vez terminados los Juegos. Quizás para el próximo año. “Sí nos apoyan bastante en lo que es viajes”, aclara la juvenil, que representa a nivel nacional al Municipio de Esteban Echeverría, que a su vez “apoya bastante; nos dan ropa y nos compraron un juego de discos”.

Más allá del sustento económico, que es el recurso vital, claro está, Abril hace hincapié en lo social, que redunda en lo deportivo. La ausencia de un espacio social común para sumar esfuerzos y evolucionar ¿Qué cambiaría para que mejore su deporte? “Casi todos nos entrenamos aparte, no es que estamos juntos. Y eso estaría mejor”.

Después del título nacional, Abril ya le apunta al Sudamericano de Guayaquil, en diciembre. Y para 2019 piensa en Lima. “El año que viene vamos a apuntar a los Panamericanos”. Más allá, la meta con la que sueñan todos: “Ir a unos Juegos Olímpicos”. ¿Por qué no? Si hay quien dice que hasta fue capaz de provocar un sismo.

Levantamiento de pesas
@QuerciaNicolas

Periodista en construcción.

More in Levantamiento de pesas

Jonatan Leyes: “Mi sueño es llegar a los Juegos Olímpicos”

Nicolás Quercia23 octubre, 2018

Luz Casadevall: “Mi objetivo final son los Juegos de 2024”

Nicolás Quercia12 octubre, 2018

Los pesistas nacionales dejan su huella en Ecuador

Lautaro Tonellotto15 noviembre, 2016

Soledad Santillán suma experiencia mundial

Lautaro Tonellotto26 octubre, 2016

Dos argentinas presentes en el Mundial Juvenil de pesas

Agustín Ares23 octubre, 2016

El Panamericano Sub 17 de pesas dejó grandes resultados

Tomás Vetere25 septiembre, 2016

Joana Palacios fue 11° en sus primeros Juegos

Agustín Ares9 agosto, 2016

Joana Palacios es olímpica

Nicolás Quercia2 julio, 2016

Joana Palacios, bronce en el Mundial Júnior de Pesas

Flavio Grieco29 junio, 2016