Vóley

Un día histórico para el vóleibol argentino

Un día histórico para el vóleibol argentino

Muchos protagonistas coincidieron en que puede ser un antes y un después para este deporte en Argentina, que solo hay que saber aprovecharlo. Después de 21 años, el público local volvió a disfrutar de un Juego de las Estrellas, que tuvo a grandes exponentes de la década del ’80, ’90 y ’00, a Las Panteras y a figuras del seleccionado masculino como Luciano de Cecco y Facundo Conte.

Las glorias de nuestro voley, reunidas en el Juego de las Estrellas. Crédito: @DeportesAR.

Las tribunas del Polideportivo del CeNARD estuvieron repletas. Hubo mucha gente que debió ubicarse en las esquinas, espacios que generalmente están vacíos u ocupados por cámaras de televisión. Varios quedaron afuera. Banderas, mucho color, mucho grito y numerosos regalos. Bailes en las previa, tickets de comida y hasta camisetas del seleccionado. El ambiente dejó en claro que se trataba de una noche única.

Y dentro del rectángulo de juego, por supuesto, no faltó nada. Hubo sorpresas, como las presencias de Luciano de Cecco y Facundo Conte, dos de las máximas figuras del seleccionado nacional. El armador, que ya tendría que haber estado de vacaciones, se hizo un huequito porque no quería que en su planilla apareciera la A, de ausente. Por otro lado, dijeron presentes algunos de los grandes referentes del vóleibol argentino, como Raúl Quiroga, Waldo Kantor o Marcos Milinkovic, y asimismo Las Panteras tuvieron su espacio. Partidos a un set de 21 y distintos juegos entre los protagonistas completaron el itinerario de una velada que realmente quedará en el recuerdo.

“Nos vamos a acordar de este día”, remarcó Demián González, armador campeón con Personal Bolívar, con mucha pausa, sin ninguna prisa y lleno de nuevos recuerdos para guardar. “Creo que es un puntapié para que crezca esta Asociación, que se tendría que haber formado hace mucho tiempo. Esto es muy importante. Ojalá el voley siga creciendo y ocupe el lugar que realmente merece”, agregó el ex UPCN.

El 5 de mayo de 2017 quedará marcado como el día en que volvió el Juego de las Estrellas, ni más ni menos que luego de 21 años. Pero en realidad será el 13 de octubre de 2016 la fecha cumbre, la que pudo generar un antes y un después en el vóleibol nacional. No lo sabremos ahora, tampoco el año próximo, sino más adelante. Promediando el décimo mes se creó JuAVA (Jugadores Asociados del Voleibol Argentino) con la presencia de ex jugadores albicelestes, como Sebastián Firpo, Santiago Darraidou y Esteban Simaro.

Lo de esta velada “simplemente” fue un regalo de la Asociación para las familias, para los amantes de este deporte. “Casi todo lo organizamos un grupo de jugadores y ex jugadores y para muchos fue la primera vez en organización de eventos. Estuvimos trabajando a full desde hace un mes y medio, con nuestros temas personales de por medio, pero muy enfocados en esto. Esperemos que las desprolijidades que tuvimos no hayan causado demasiados inconvenientes. Pedimos disculpas, lo hicimos con la mejor intención”, sostuvo Firpo, el presidente de la entidad, con un dejo de vergüenza por el poco rodaje para delinear una velada semejante.

Más allá de los pormenores, el Polideportivo del CeNARD fue una fiesta. En primera instancia, con las chicas. El primero de los tres partidos de la noche tuvo como protagonistas a jugadoras de Las Panteras y de la Liga Argentina Femenina, como Yael Castiglione, Emilce Sosa, Julieta Lazcano, Antonella Curatola, Florencia Busquets y la ecuatoriana Erika Mercado, que levantó varios “uhhhh” con sus potentes remates. Además, en el banco de suplentes estuvo Guillermo Orduna, actual DT del combinado femenino, y Alicia Casamiquela, uno de los grandes baluartes de esta disciplina. “Es una luchadora. Merece todo nuestro respeto y admiración. Si el voley se ha sostenido todos estos años, en el ámbito metropolitano y nacional, ha sido por el esfuerzo de Alicia y la familia Casamiquela”, sentenció Orduna, acerca de uno de los personajes más queridos del ambiente.

Más tarde llegó el primer juego de la noche, con el desafío de armadores. Cuatro tríos conformados por una gloria, una dama y un caballero. Hernán Ferraro, Clarisa Sagardía y Maximiliano Cavanna, respectivamente, la rompieron en la segunda vuelta y se llevaron una gran ovación. Tan o más importante fueron los aplausos que recibió De Cecco, cuando ingresó encapuchado, y justo cuando los animadores buscaban un armador entre el público. “Estuvo muy bien, muy lindo, nunca se había hecho. Costó un poco con las piernas pero bueno, se hizo lo que se pudo”, declaró entre risas Waldo Kantor, uno de los participantes de la competencia.

El Polideportivo del CeNARD, repleto. Crédito: Marce Endelli.

Luego, el partido de las glorias, con la presencia de Raúl Quiroga, el propio Kantor y Daniel Colla, pioneros de la histórica Generación del ’80, que consiguió dos medallas de bronce, en el Mundial de Argentina 1982 y en los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988. Además, integrantes del elenco campeón en los Panamericanos de Mar del Plata 1995, como Marcos Milinkovic y Eduardo Rodríguez, y del equipo que supo ser cuarto en Sídney 2000.

“Es una alegría enorme participar en este evento tan lindo. Volver a juntarse con gente que no veía hace años fue una sensación hermosa. Felicito a la JuAVA porque armaron un evento muy importante para el voley y ojalá sea el primero de muchos porque fue una experiencia preciosa”, afirmó Milinkovic, que se vio invadido por cientos de recuerdos de su época de jugador. Sus ojos hablaban por él; lo vendían completamente. El ex opuesto salió de la cancha flojito y emocionado, como un chico, y no como un gigantón de 2.05 metros. En la misma línea se expresó Quiroga, quizá un poco menos shockeado por las caras conocidas, ya que en 2013 aquella generación se juntó en Mar del Plata para disputar un torneo de maxivoley. “Volver a estar en un estadio lleno siempre es muy lindo. Uno nunca se termina de alejar pero juntarse con los pibes siempre es una alegría muy grande”, cerró.

El último juego de la noche fue el piso-techo, en el que los jugadores tratan de golpear la pelota antes de la línea de los tres metros, para que pique y que salga disparada por los aires. Aquí, hubo grandes actuaciones de Pablo Crer y Facu Conte pero puntualmente es para destacar la labor de Gabriel Arroyo, ex central de Argentina y Bolívar, ganador de la prueba. El cabello semi canoso y la falta de ritmo no fueron un impedimento para el número 11 del equipo celeste. “Nooooo, nunca fue mi fuerte. Lo mío era fuerte al fondo. Para abajo, jamás lo supe hacer”, afirmó Milinkovic, uno de los jurados. Quiroga, otro de los encargados de poner el puntaje, también aportó su cuota de humor al respecto: “Yo le quería pegar al techo… Pero con el pie, de abajo. A esta altura ya no llego”.

Todos contra todos, versión vóley

Finalmente, la jornada se cerró con el set de los muchachos. Integrantes de la selección y jugadores del medio local no escatimaron potencia y levantaron varios “uuuh” de parte del público. El cierre perfecto de una noche plagada de sonrisas fue el punto ganado por el equipo azul, con todos los jugadores en campo al mismo tiempo, incluso el entrenador, Marcelo Silva.

“Felicité a cada chico que le metió mucho huevo para armar esto, que fue mejor de lo que esperaba. La gente explotó y realmente solo tengo palabras de agradecimiento. Fue un orgullo haber podido estar en este día tan especial”, remarcó Mumi González. Asimismo, el propio Conte destacó la importancia de estos eventos para generar una cultura voleibolística en el público: “La idea es que la gente se divierta y no solo se emocione con un partido oficial, sino que tenga la oportunidad de ver esto, divertirse, ver que nosotros también lo disfrutamos”.

Se fue. Qué rápido terminó. Así concluyó el primer Juego de las Estrellas del vóleibol nacional en el siglo XXI. Más de dos décadas tuvieron que pasar para su retorno. De hecho, varios de los protagonistas de esta velada jamás imaginaron que podrían formar parte de un evento así. Pero sí, sucedió. La gente lo disfrutó, llenó de fotos las redes sociales y los teléfonos propios. Los jugadores también se divirtieron y se eso reflejó en sus rostros.

Sin embargo, lo de esta noche fue apenas un puntapié para algo mejor. El año que viene habrá una nueva oportunidad para JuAVA. ¿En medio de la Liga Argentina? ¿Habrá extranjeros? ¿Nuevos juegos? ¿Más desafíos? ¿Otro estadio? Las respuestas llegarán, más pronto que tarde… Solamente hay que estar atentos.

La alegría de los protagonistas en las redes sociales

La transmisión completa del Juego de las Estrellas

Vóley
@g_deltorto

Periodista - Si le metés el 100% a algo, lo podés conseguir. Pero tiene que ser el 100% - ¿Mi objetivo? París 2024.

More in Vóley

La selección de vóley y la federación, en conflicto

Redacción 5A12 enero, 2018

Germán Johansen: “Todavía no caigo”

Agustín Vetere30 agosto, 2017

El vóley argentino, en lo más alto

Agustín Vetere25 agosto, 2017

Las Panteras cerraron un fin de semana agridulce en el Ruca Ché

Gastón Del Torto10 julio, 2017

Las Panteras, cuartas en Suiza

Lautaro Tonellotto12 junio, 2017

Argentina cayó con Francia y terminó el primer weekend con salgo negativo

Gastón Del Torto5 junio, 2017

Medallas de plata para el seleccionado juvenil femenino y la dupla Gallay-Klug

Gastón Del Torto17 mayo, 2017

Bronce para Azaad y Capogrosso en el Master y derrota de la Sub20 femenina

Gastón Del Torto10 mayo, 2017

Luciano de Cecco: “Después de Tokio 2020 me retiraré de la Selección Argentina”

Gastón Del Torto3 mayo, 2017