Beach handball

Triunfos en el debut en la fiesta del beach handball

Triunfos en el debut en la fiesta del beach handball

Las selecciones de balonmano playero ganaron en su presentación en Buenos Aires 2018. Aunque ambos equipos sueñan con medallas, no se apresuran: “Vamos partido a partido”, coincidieron chicos y chicas.

Los chicos argentinos celebran la victoria ante Croacia.

-Algo le tienen que comprar.

-Un alfajorcito o una Coca Cola capaz que le damos.

La respuesta risueña de Nahuel Baptista marca dos hechos. Uno: está contento, porque los chicos de la selección masculina de beach handball acaban de vencer a Croacia 2 a 1 en su debut en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Dos: a Alejo Novillo le tienen que hacer un regalo, porque con su atajada en la última jugada del primer set le dio el triunfo parcial, y a la postre decisivo, al equipo argentino.

Los dos equipos nacionales ganaron en el arranque de los Juegos. Las chicas lo hicieron con mayor holgura, derrotando en dos sets a Turquía: 20 a 6 y 20 a 14. “Haber ganado 2 a 0 contra un equipo que no conocíamos es mucho mejor, porque al no saber cómo era el juego de las contrarias no sabíamos qué hacer”, explica Fiorella Corimberto. La jugadora quilmeña no pudo ocultar su felicidad por jugar en casa, rodeada de gente querida. “Al principio mirar toda la gente que había era algo emocionante, entramos muy emocionadas a la cancha. Es nuestro primer torneo, o el segundo, en el que hay mucha gente argentina”.

“Se siente felicidad, emoción; saber que todo el mundo viene a apoyarnos todo el tiempo… Es una locura vivir esto”, coincide Belén Aizen, quien hace especial hincapié en la unidad del grupo, entre las jugadoras y con el cuerpo técnico encabezado por Leticia Brunati. “Los entrenadores nos dan mucha tranquilidad, mucha confianza, y eso ayuda un montón. Somos un gran grupo y sabemos que si no hay una está la otra. Cada una ocupa su rol a la perfección”.

Las Kamikazes derrotaron a Turquía en el debut.

¿El marco y la localía pueden hacerles sentir presión? Aizen dice que no: “Presión no, estábamos ansiosas, queríamos ver qué pasaba, pero presión no hubo nunca”. Para Baptista, en cambio, los nervios son un factor a mejorar: “Lo principal es los nervios, el entorno, la familia; todo eso te baja un poco”.

El último en salir tras la doble jornada inicial fue Alejo Novillo. Decenas de chicos y chicas se turnaban para sacarse fotos con el héroe de la mañana. ¿Qué tan importante fue esa atajada, que le permitió a Argentina ganar el set inicial 17 a 16? “Vale mucho, fue el primer set y nos dio el partido prácticamente”, dice el arquero de la selección, que vacila a la hora de recordar cómo lo hizo. “Fue un jugada muy rara, ni siquiera recuerdo cómo se generó, el entrenador me dijo ahí y yo fui ahí”.

Alejo Novillo, vital con su atajada en el cierre del primer set, solicitado por todos y todas después del partido.

En el segundo parcial, los croatas, se llevaron la victoria 21 a 17. Los europeos, cuartos a nivel continental, mejoraron su performance, pero los chicos argentinos reconocen que bajaron el nivel. “Nos quedamos todos en el primero y nos relajamos en el segundo y se fue para atrás”, explica Novillo.

La definición quedó en el shoot out, los mano a mano: los penales del beach handball. Allí, los argentinos sacaron la diferencia con efectividad plena y buenas intervenciones en el arco. Ganaron 9 a 4 y se fueron con el triunfo. ¿Cómo lo hicieron? “Porque estamos bien físicamente y de la cabeza, estuvimos entrenándonos meses y meses para venir acá y dejar todo”, dice Baptista. El arquero comparte: “Nos entrenamos, lo entrenamos mucho. Estamos desde febrero preparando esto, así que fue el resultado de eso”.

Las dos selecciones fueron medallistas de bronce en el mundial de la categoría, disputado el año pasado en Islas Mauricio. Para este torneo subieron la vara y se plantean llegar a las finales, pero no se apresuran. “Nuestra idea es la final, pero vamos pasito a pasito”, señala Novillo. Corimberto emplea las mismas palabras. “Nuestro objetivo es ir ganando pasito a pasito, ir viendo a las contrarias a ver cómo juegan e ir ganando de a poco. El pensamiento está, pero en el beach handball todos pueden ganar”. Esta tarde, las chicas y los chicos se miden contra Paraguay en su segunda presentación en el torneo.

El beach handball es una fiesta. Literal. Sol, arena, música, tribunas llenas. En un mismo espacio conviven AC/DC y Babasónicos, Michael Jackson y El Símbolo. La hinchada que canta, el estadio que explota. Y en el medio, chicos y chicas vuelan encima de la arena y se ilusionan con una medalla. Vuelan literalmente. Vuelan como metáfora. A los chicos y chicas hay que dejarlos volar.

More in Beach handball

Las Kamikazes son campeonas olímpicas: “Siempre quisimos esta, la de oro”

Lautaro Tonellotto14 octubre, 2018

Los chicos se quedaron con el bronce en el Beach Handball

Lautaro Tonellotto14 octubre, 2018

Sol, arena y medallas: el crecimiento exponencial del beach handball argentino

Nicolás Quercia14 noviembre, 2017

Las juveniles, campeonas en Paraguay

Nicolás Quercia25 febrero, 2017

Las selecciones juveniles se clasificaron al Mundial de Beach Handball

Nicolás Quercia23 febrero, 2017