Tenis

 

HISTORIA

El tenis nació precisamente en el año 1874, en Londres, cuando Walter Clopton Wingfield patentó el juego Lawn Tennis e instituyó el primer reglamento oficial. Tres años más nace Wimbledon, el torneo más antiguo del mundo y uno de los más reconocidos a día de hoy. En 1900, un estadounidense llamado Dwight Davis pensó que sería bueno crear una competición por equipos nacionales, y se encargó de llevarla a cabo: se enfrentaron los Estados Unidos con el conjunto de Inglaterra, con victoria de los primeros. El torneo continuó año tras año, con cada vez más países. En 1945, y tras la muerte de su creador, el torneo pasó a denominarse Copa Davis. Y tiempo después, en 1963, se creó la competencia femenina, llamada Fed Cup.

La Federación Internacional de Tenis (ITF) se fundó en el año 1913. Desde entonces y por muchos años más, el tenis convivió con dos circuitos distintos: uno amateur y otro para jugadores que cobraban dinero por sus presentaciones. Fue recién en el año 1968 que comenzó la etapa del profesionalismo (Era Abierta), gracias a la creación de la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales). A los cuatro años también se creó la WTA, el circuito profesional femenino.

El tenis estuvo presente en los primeros Juegos Olímpicos, en Atenas 1896. Sin embargo, luego de París 1924 dejó de pertenecer al programa. Si bien se realizaron un par de pruebas de exhibición en México 1968 y Los Ángeles 1984, el tenis volvió recién en los Juegos de Seúl, en 1988, cuando se permitió la presencia de deportistas profesionales.

 

NATURALEZA DEL DEPORTE

Puede ser jugado de manera individual (uno contra uno) o por parejas (dos contra dos). El objetivo es enviar, a través de una raqueta, la pelota al otro lado de la red e intentar que el rival no pueda devolverla a nuestro campo. La pelota puede tocarse una sola vez y debe hacerse sí o sí con la raqueta. Además, sólo puede picar una vez en tu lado de la cancha; de lo contrario, será punto rival. Por otro lado, el saque debe ser cruzado y enviado al cuadro delimitado.

Los partidos se disputan en sets. Normalmente se juega al mejor de tres o cinco sets. Para lograr un set hay que ganar seis juegos (o games, en inglés), y por dos de diferencia (en caso de igualar en seis, se juega un tiebreak: un desempate a siete puntos, con diferencia de dos). Y para conseguir un juego hay que ganar cuatro puntos, que son llamados: 15, 30, 40 y juego.

Existen varias teorías sobre el porqué de este complejo sistema de puntuación, pero la más conocida deriva de la astrología antigua. Durante la Edad Media se utilizaba un Sextante para medir la elevación del Sol y las horas del día. Este instrumento estaba dividido en cuatro partes (15°, 30°, 45° y 60°). Por lo tanto, en ese entonces era común utilizar al 60 como una unidad. Y el tenis adoptó ese formato: 15, 30, 40 (se cambió para comodidad de los árbitros) y juego. ¿Y por qué seis juegos para ganar un set? Simple: 1 juego=60°, por lo que 6 juegos es igual a 360°, una circunferencia completa, que por aquella época era tomada como un símbolo de la perfección.

 

VER NOTICIAS DE TENIS