Sordolimpiadas 2017: banca estatal y esfuerzos propios de la delegación argentina en Turquía – Cinco Anillos
Juegos Olímpicos para Sordos

Sordolimpiadas 2017: banca estatal y esfuerzos propios de la delegación argentina en Turquía

Sordolimpiadas 2017: banca estatal y esfuerzos propios de la delegación argentina en Turquía

Este martes se realizó la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos para Sordos en la ciudad turca de Samsun. Argentina compite con un equipo de 38 deportistas que viajó con aportes públicos y esfuerzos propios.

Parte de la delegación argentina en la ceremonia inaugural. Crédito: CADES.

No oyen, pero se hacen oír. Hoy inició la 23ª edición de los Juegos Olímpicos para Sordos en Samsun, Turquía. Argentina participa con una delegación de 38 atletas en seis deportes, que pudieron viajar en parte gracias a la gestión institucional y la banca estatal, pero sobre todo por esfuerzos propios.

La Confederación Argentina Deportiva de Sordos (CADES) logró gestionar un subsidio con la Secretaría de Deportes que se repartió por mérito deportivo entre los equipos de fútbol, básquet, natación y artes marciales. En total, habrá 38 argentinos compitiendo en Turquía: 20 en fútbol, 10 en básquet, tres en natación, tres en bowling, uno en judo y uno en karate.

La participación estatal y la buena gestión institucional alcanzaron a muchos, pero no a todos. Rifas, pedidos en redes sociales y magia aritmética completan el panorama de los argentinos que pudieron viajar a los Juegos buscando emular a Hugo Alberto Roldán, el clavadista que consiguió en 1969 el único título de Argentina en una sordolimpiada.

 

HACIENDO NÚMEROS

El Preolímpico de Maryland concluyó con dos noticias para Los Topos, la selección argentina de básquet para sordos. Una, extraordinaria; la magnífica clasificación para Samsun al terminar el torneo como subcampeones, detrás de Estados Unidos. La otra, menos feliz, una deuda con la empresa de pasajes que posibilitó el viaje. Deuda que un año después todavía siguen pagando.

Para financiar parte de los cerca de 100 mil pesos que en la Federación Argentina de Básquet para Sordos (FABS) le quedaron adeudando a la empresa Delfos, cuerpo técnico y jugadores vendieron rifas y camisetas. Con los ingresos, además, cubrieron los viáticos de las concentraciones en la previa de los Juegos.

La noticia del subsidio de Secretaría otorgado a comienzos de año fue un oasis en el desierto. Si bien cuentan con un patrocinador que les aporta indumentaria y algunas provincias como Entre Ríos o La Rioja ayudan a costear los viajes de jugadores locales, Los Topos dependieron casi exclusivamente del subsidio; y esa plata solo alcanzaba para 12 plazas, lo suficiente para cubrir el plantel, pero sin el cuerpo técnico.

Los Topos en Turquía. Debutan este miércoles frente a Eslovenia. Crédito: Twitter Los Topos.

“Por el tema económico no pudimos viajar con 12 jugadores ni con todo el cuerpo técnico”, le dice a Cinco Anillos desde Turquía el entrenador de Los Topos, Ariel “Chalo” Britos, que viajó únicamente con el kinesiólogo del equipo. Pese al recorte indeseado de dos jugadores, el técnico confía en que las pálidas sacarán lo mejor de sus pupilos: “Obviamente hubo malestar, pero es lo que nos tocó y nos va a ayudar a que sigamos con más fuerza todavía. Esa bronca que van acumulando, en el buen sentido, la van a descargar en el partido”.

Sin embargo, la falta de dinero no es lo que mantiene en vilo a “Chalo” por estos días. “En lo deportivo no estamos como queremos porque llegamos acá y resulta que la organización no nos da cancha para entrenar. Nos entrenamos en una cancha al aire libre, tipo básquet callejero, de dimensiones más chicas que la oficial, con pelotas de goma. Todo en contra tenemos”, manifiesta con malestar quien debe llevar adelante las gestiones con la organización de los Juegos. Britos resume su realidad en tres palabras: “Ya estoy acostumbrado”.

Los Topos integran el grupo B junto a Australia, Kenia, Rusia, Eslovenia y Ucrania. Más allá del resultado final en el torneo, “Chalo” le apunta al rendimiento y el esfuerzo: “Me iría tranquilo sabiendo que hicimos todo lo posible y un poquito más que eso. Igual el laburo no corta acá, lo que buscamos está en otro lado. Pero ahora vamos a dar lo imposible para salir lo mejor acá”.

 

EQUIPO TRABAJADO

La otra selección argentina que dirá presente en Turquía es la de fútbol, Los Toros. El conjunto dirigido por Ignacio Vilariño viene de un 2016 inmejorable; finalizaron cuartos en el Mundial de Italia y ganaron las eliminatorias sudamericanas en Brasil para clasificarse a los Juegos. Ahora, sueñan en grande.

“Tenemos un gran plantel, mezclando experiencia con juventud. Para campeón, el objetivo es el oro”, afirma confiado Tomás González Subero, integrante del seleccionado que formó parte del equipo en los últimos Juegos, en Sofía 2013.

 

Los Toros entraron en el programa de subsidios que consiguió CADES, aunque como el resto de sus compañeros, Tomás debe combinar trabajo y entrenamiento para atravesar el día a día. “Yo trabajo en PAMI, siete horas diarias de lunes a viernes. Cuando finalizo el horario laboral me voy a entrenar por mi cuenta. Los sábados y domingos entrenamos en el predio de AFA y tenemos una concentración en el Cenard. No cobramos sueldos, pero podemos entrenar y trabajar al mismo tiempo”, explica este hincha de Chacarita que transita su camino deportivo entre el futsal y el fútbol de 11.

Italia, Japón y Ucrania serán los rivales de Los Toros en el grupo C. Si bien el equipo arriba con expectativas, individualmente González Subero no llega en condiciones óptimas. “Me rompí los meniscos hace dos meses”, cuenta. Pero la lesión no le impidió estar en Turquía y soñar en grande: “Acá estoy, metiéndole con todo”.

 

UNA OUTSIDER EN EL AGUA

El subsidio de Secretaría no alcanzó a todos los argentinos que compiten en Samsun. Es el caso de Celeste Puñet, nadadora santafesina que quedó fuera de la designación en la que ingresaron Diana Valentini (abanderada de la delegación, medalla de bronce en Sofía 2013) y Emanuel Llanos. Así lo explica: “Algunos deportes y deportistas recibieron la plaza; yo no. No me dieron una respuesta lógica. CADES dice que pensaron que dejé de nadar, pero desde el mundial 2015 hasta ahora no hubo competencias de sordos. Vivo en Santa Fe y ellos no me ven nunca. Me mantuve compitiendo dentro de lo que es natación Máster, pero ellos dicen que no sabían…”.

Comenzó a nadar a los seis. A los 13, llegó a la selección de natación. Tres años después, comenzó a competir en aguas abiertas, disciplina en la representó a Argentina a nivel internacional llegando incluso a finalizar segunda en el circuito mundial, en 2007. En 2009, se metió de lleno en el deporte para sordos, con el que participó en mundiales y Juegos Olímpicos. En 2015 fue subcampeona mundial en los 400 metros combinados y desde entonces se preparaba para los Juegos. Hasta que le cerraron la puerta.

El equipo de natación. Celeste Puñet, Emanuel Llanos y Diana Valentini.

Angustiada por el rechazo, el 29 de mayo publicó un descargo en Facebook: “¿Y ahora? Mi decisión es ir, no porque “quiera ” participar, sino porque siento que “debo” participar; ¿cómo quedarme afuera de mi objetivo y de mi gran sueño? La inscripción vence el 3 de junio, decidí inscribirme y tengo dos meses para reunir 50 mil pesos para poder cubrir los gastos que implican el aéreo y la estadía…”. Su grito fue escuchado. El Gobierno de Santa Fe aportó para que pudiera viajar. Pero no fue lo único. Organizó rifas, sorteó premios y vendió bonos contribución. “Los premios me los donaron diferentes negocios de Santa Fe. La gente me ayudó muchísimo”, remarca agradecida quien apunta a estar en los tiempos de sus mejores marcas para arribar a una final.

Los problemas para Celeste, sin embargo, no terminaron en Argentina. Siguen en Turquía. “Hemos tenido y seguimos teniendo algunas complicaciones con respecto a la villa olímpica. Si bien es todo nuevo, no han pensando mucho en los detalles. Las habitaciones no tienen aire acondicionado, sólo un ventilador de pie para una habitación de tres personas. En el comedor tampoco hay ventilación y suele llenarse en los horarios de las comidas principales”, describe la santafesina, aunque hay algo peor: el transporte. “Lo que más hemos reclamado es por un transporte dentro de la villa ya que desde nuestro edificio hasta el comedor donde se sirven todas las comidas debemos subir ¡250 escalones! Es una desventaja deportiva. Las otras delegaciones están en edificios más cercanos al comedor, o en otra villa. ¡Son mil escalones al día!”.

En Samsun hay cuatro dirigentes de la confederación, incluido el presidente Juan Carlos Castiglia. Pero según Puñet, sus esfuerzos son en vano: “Cada día han pedido, pero hay mucha desorganización. Nadie sabe responder nuestros reclamos. La organización está muy pendiente de los controles de seguridad, pero poco atentos a las necesidades de los deportistas”.

Ellos viajan a competir como sordos. Otros, allá, se hacen.

Delegación argentina en Turquía (fuente: Paradeportes):

Básquet:

  • Germán Ferreyra
  • Facundo Herreros
  • Marcos Raffin
  • Joaquín Reyna
  • Manuel Perticarari
  • Joaquín Faber
  • Santiago Carmagnac
  • Gastón Armando
  • Diego Galanti
  • Fabio Fernández

Bowling:

  • Claudio Chacalos
  • Daniel López
  • Juan López Maccio

Fútbol:

  • José Luis Donghi
  • Augusto Vidal
  • Gaspar Tercero
  • Martín Moras
  • Maximiliano Cid
  • Flavio Oviedo
  • Juan Pablo Nehin
  • Tomás González Subero
  • Claudio Alvarez
  • Ricardo Mestre
  • Lionel Grella
  • Leonardo Benetti
  • Brian Gutiérrez
  • Matías Rodríguez
  • Lucas Santín
  • Elías Juárez
  • Brian López
  • Javier Juárez
  • Michael Vargas
  • Matías Martínez

Judo:

  • Miguel Ángel Sánchez

Karate:

  • Juan Matías Díaz

Natación:

  • Emanuel Llanos
  • Celeste Puñet
  • Diana Valentini

 

More in Juegos Olímpicos para Sordos