Básquet

Manu… Siempre Manu

Manu… Siempre Manu

El escolta de 39 años, con un taponazo en el segundo final, fue vital para la victoria de San Antonio Spurs ante Houston Rockets, por 110-107, en el quinto partido de las semifinales de la Conferencia Oeste.

De atrás, a 0.5 del cierre, ante uno de los mejores jugadores de la NBA. Crédito: Getty Images.

En la ciudad de San Antonio, estado de Texas, no hay persona que discuta a Emanuel Ginobili, que incluso es considerado una deidad. Y no solo por los fanáticos del equipo sino también por personalidades reconocidas de la historia de la NBA, como Charles Barkley, que al término del partido aseguró: “Estoy seguro que no es humano”.

Este martes por la noche, en el quinto encuentro entre Spurs y Rockets por las semifinales de la Conferencia Oeste, Ginobili rejuveneció 10 años y volvió a jugar como en aquella época. No solo por sus estadísticas sino por su influencia en el juego, tal como sucedía hace algunas temporadas, cuando conformaba uno de los Big Three más famosos de la historia, con Tony Parker y Tim Duncan.

Con la serie igualada en dos, ambas franquicias brindaron un nuevo espectáculo en el AT&T Center, en un nuevo superclásico texano. Manu fue uno de los mejores del equipo, con 12 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias en 31 minutos de juego. Pero además de un 45.5% de efectividad en sus lanzamientos y un +8 cuando estuvo en cancha, sumó una gran volcada en el primer tiempo y una bandeja clave en el final del encuentro. Ni más ni menos cuando Kawhi Leonard empezaba a encender las alarmas por su tobillo izquierdo, que finalmente le impidió jugar el tiempo extra.

La Phantom Cam de Emanuel Ginobili

Después de tres minutos con mucho nerviosismo y poco goleo, Danny Green sumó siete tantos consecutivos para poner a los Spurs 110-107 arriba. A segundos del cierre, nuevamente el argentino se llevó todas las miradas. Un salto al aire le dio la posesión a Houston, sobre el borde del mediocampo. Acto seguido, Ryan Anderson jugó con James Harden, que recibió, se perfiló e intentó lanzar, aún en una posición incómoda. Pero Manu llegó de atrás, bloqueó el tiro y evitó el lanzamiento que le podría haber dado el empate al conjunto de Mike D’Antoni.

“Fue una jugada muy arriesgada y bueno, uno toma decisiones faltando poco tiempo”, contó el argentino al concluir el partido. Y luego agregó: “No tenía nada de tiempo para pensar y bueno me pasó, así que traté de molestarlo desde atrás todo lo que podía y me encontré con la pelota muy cerca, la toque y me salió bien por suerte”. Con la tranquilidad de quien sabe que la serie no está cerrada, Ginobili demostró una vez más su vigencia y su influencia en uno de los equipos más importantes de la NBA.

Con nada de tiempo para disfrutar, San Antonio y Houston se volverán a enfrentar este jueves, en el sexto juego de las semifinales. La llave se queda en Texas pero se traslada al Toyota Center, la casa de los Rockets. Desde las 21 (hora Argentina), el conjunto de Gregg Popovich irá en busca de las finales del Oeste, donde ya espera Golden State Warriors.

San Antonio Spurs también se rinde ante el argentino

Los tapones históricos de Ginobili en momentos límites

More in Básquet

Tras vencer a Mongolia y caer contra Estados Unidos, Argentina avanzó a cuartos de final en el 3×3

Nahuel Gala11 octubre, 2018

Manu Ginóbili se retiró del básquetbol profesional

Nahuel Gala27 agosto, 2018

Argentina y un nuevo camino que comienza con la AmeriCup

Agustín Vetere4 agosto, 2017

Argentina terminó octavo en el Mundial U19 de Egipto

Franco López Larrañaga12 julio, 2017

Berra: “Este es un equipo que se engrandece en los malos momentos”

Agustín Vetere6 julio, 2017

Prigioni es el nuevo entrenador de Baskonia

Agustín Vetere16 junio, 2017

Llegó la hora de los Playoff

Agustín Ares15 mayo, 2017

Confirmado: Los primeros rivales de Argentina para clasificarse a China 2019

Gastón Del Torto7 mayo, 2017

Dos grandes noticias para el básquet nacional

Agustín Ares5 mayo, 2017