Juegos Panamericanos

Los deportes que en Lima clasifican a Tokio

Los deportes que en Lima clasifican a Tokio

En 14 deportes del programa de los Juegos Panamericanos se pondrán en juego plazas de clasificación directa para los Juegos Olímpicos, aunque otros también contarán para el proceso rumbo a Tokio 2020. Las posibilidades de la delegación argentina.

El equipo de salto fue subcampeón panamericano en Toronto 2015 y consiguió la plaza olímpica. En Lima buscará repetir para viajar a Tokio. Foto: AP.

La emoción de las chicas de La Garra, la selección femenina de handball, por conseguir la clasificación para sus primeros Juegos Olímpicos; la alegría del equipo de salto al obtener una medalla plateada panamericana en esa prueba tras 52 años, con pasaje olímpico incluida; la sonrisa eterna de Fernanda Russo, subcampeona panamericana con 15 años y clasificada a Río 2016. Los Juegos Panamericanos son la escala previa a los Juegos Olímpicos. En algunos casos, como parte de un proceso integral de preparación. En otros, como parada obligada para intentar clasificarse.

En Lima 2019 se pondrán en juego plazas de clasificación directa en 14 deportes, aunque otros también participarán del proceso rumbo a Tokio 2020, ya sea como eventos habilitados para realizar marcas clasificatorias o por sumar puntos importantes para los respectivos rankings.

Tres deportes de equipo brindan pasajes a Tokio para los campeones en cada rama. En hockey sobre césped, Los Leones y Las Leonas buscan hacer valer su condición de favoritos para ganar la medalla dorada y la plaza olímpica. Los varones, eventuales campeones olímpicos en Río, lo hicieron en las últimas dos ediciones de los Juegos Panamericanos; en 2007 fueron subcampeones y quedaron fuera de los Juegos de Pekín en un repechaje ante Nueva Zelanda. Para Las Leonas será una revancha tras dos finales perdidas de forma consecutiva ante Estados Unidos. Ambos equipos tendrán una motivación extra para conseguir la plaza: si no lo hacen, tendrán que jugarse el pasaporte a Tokio en un repechaje.

Otro deporte fundamental en los Panamericanos es el handball. Cada cuatro años, las finales se convierten en batallas épicas para obtener no solo el título continental, sino esencialmente la clasificación olímpica, ya que los preolímpicos intercontinentales se presentan utópicos ante la hegemonía de los seleccionados europeos. En Toronto 2015, el foco estuvo puesto en las semifinales, ya que Brasil dejaba su plaza como país anfitrión. En Lima, nuevamente serán los campeones en cada rama los clasificados a los Juegos Olímpicos, mientras que para subcampeones y medallistas de bronce quedará la búsqueda del milagro en los preolímpicos intercontinentales. En duelos siempre equilibrados, Los Gladiadores jugaron las últimas cuatro finales continentales contra Brasil y solo pudieron ganar en Guadalajara 2011. La Garra, en tanto, jugó tres de las últimas cuatros finales y siempre cayó ante las poderosas brasileñas.

El tercer deporte de equipo que entrega plazas olímpicas es el waterpolo, que en Lima solo contará con presencia del equipo masculino. El cupo para Tokio quedará para el campeón de cada rama, en tanto que habrá otras tres plazas en juego para el preolímpico mundial. Los Yacarés irán en busca del primer podio en Juegos Panamericanos desde 1963.

El tiro deportivo será uno de los puntos fuertes en la búsqueda nacional de pasajes para Tokio. Hace cuatro años, tres tiradoras y un tirador nacionales se clasificaron a Río como subcampeones en sus pruebas: Fernanda Russo, Amelia Fournel, Melisa Gil y Fernando Borello. En Lima habrá 16 tiradores nacionales y en cada prueba se pondrán en juego dos plazas con buenas posibilidades para el equipo argentino, ya que varios países obtuvieron cupos por otras vías: el campeonato continental, el mundial o las copas del mundo. Por caso, en skeet masculino, donde Federico Gil es candidato, Estados Unidos no puede competir por un cupo olímpico ya que clasificó a dos tiradores, el máximo permitido por país en cada prueba.

Los hermanos Melisa y Federico Gil son aspirantes a la clasificación olímpica a través de los Juegos Panamericanos. Foto: Facebook.

El tiro, pero con arco, también clasifica a los Juegos Olímpicos en el máximo evento deportivo del continente. Habrá una plaza en juego para el campeón individual de arco recurvo, tanto en varones como en mujeres, y para los campeones de la prueba mixta en la misma disciplina. Estados Unidos, en la rama masculina, y México, en la femenina, ya consiguieron un cupo a través del mundial, por lo que en caso de quedar primeros liberan el cupo al siguiente país mejor clasificado.

La gran novedad en materia de clasificaciones la da el tenis. A diferencia de ediciones anteriores, en que los boletos se repartían solo vía ranking mundial e invitaciones de la Federación Internacional de Tenis (ITF), para Tokio 2020 hay plazas en juego a nivel continental. Los dos finalistas en varones y las dos finalistas en mujeres, solo en individuales, obtendrán la clasificación olímpica con dos condiciones: estar ubicados o ubicadas en el top 300 del ranking mundial de la ATP (varones) o de la WTA (mujeres) al cierre de la clasificación, el 6 de junio de 2020, y que su país no tenga cubierto el cupo máximo de cuatro tenistas clasificados a través del escalafón internacional. De no cumplir estos requisitos, la plaza se reasigna a los y las siguientes en la clasificación final del campeonato, con desempate a través del ranking mundial en caso de ser necesario.

Es de esperar que Argentina ocupe el máximo de cuatro plazas en varones vía ranking, como hizo en Río 2016. De todos modos, Facundo Bagnis (campeón panamericano en Toronto 2015), Guido Andreozzi (doble medallista en Toronto) y Francisco Cerundolo (subcampeón en los Odesur 2018) pueden aspirar a quedarse con una plaza si eso no ocurre. El chileno Nicolás Jarry será el gran favorito a la medalla dorada en Lima.

Mayor es el desafío para las jugadoras argentinas (Nadia Podoroska, Catalina Pella y Victoria Bosio), ya que se vislumbra difícil que alguna raqueta nacional consiga la clasificación a través del ranking mundial (hay 56 cupos y la mejor argentina hoy es Paula Ormaechea en el puesto 183), por lo que los Panamericanos pueden ser una buena alternativa. La canadiense Rebecca Marino parte como favorita en un cuadro que no tendrá presencia de ninguna jugadora top 100.

Nadia Podoroska será la raqueta número 1 de Argentina en la competencia femenina de tenis, que dará boletos para Tokio a los finalistas en singles. Crédito: Jimmie48 Tennis Photography/Alamy Live News

Los deportes acuáticos darán clasificaciones en natación artística, saltos ornamentales y natación en pileta. En la disciplina antes conocida como nado sincronizado, las campeonas por equipos y en duetos irán a Tokio 2020, aunque si el mismo país gana en ambas pruebas, la plaza en duplas se reasigna a las medallistas plateadas. Camila Arregui y Trinidad López serán las representantes argentinas en Lima, tras competir en el Mundial de Gwangju. Las atletas de Gimnasia y Esgrima de Rosario tomaron el testimonio de las hermanas Sánchez, olímpicas en Londres 2012 y Río 2016. La mayor parte de las plazas en esta prueba se ponen en juego en un clasificatorio internacional en 2020.

Los saltos ornamentales no tendrán representación argentina en Lima, pero sí entregarán boletos para Tokio. Los campeones y las campeonas en las pruebas individuales de trampolín (3 metros) y plataforma (10 metros) se clasificarán a los Juegos Olímpicos.

La natación en pileta no brinda plazas directas, pero el torneo es válido para realizar marcas de clasificación a Tokio. Los nadadores y las nadadoras que hagan marcas A en Lima sacarán su boleto olímpico, con un máximo de dos por país en cada evento. Las marcas B, en cambio, no aseguran un lugar en Tokio; al finalizar el proceso de clasificación, la Federación Internacional de Natación (FINA) completará el cupo de 878 atletas con los mejores tiempos de clasificación que no alcanzaron marcas A, según cada evento.

Delfina Pignatiello es la única nadadora argentina que ya tiene su lugar asegurado en Tokio. La sanisidrense obtuvo marcas A en los 400, 800 y 1500 metros libre. Julia Sebastian (200 metros pecho) y Santiago Grassi (100 metros mariposa) también establecieron este año marcas en el rango de clasificación directa, pero en torneos que no eran válidos para clasificarse a los Juegos Olímpicos. Del resto de la delegación argentina que competirá en Lima, solo Federico Grabich marcó alguna vez un tiempo dentro de las marcas A establecidas por la FINA, en los 100 metros libre.

Santiago Grassi en Toronto 2015, donde fue medallista plateado. Si en Lima nada en el rango de su flamante record nacional en 100 metros mariposa, estará en Tokio. Crédito: DAMIEN MEYER/AFP/Getty Images)

El atletismo funciona de forma similar a la natación en torno a la clasificación rumbo a Tokio. El campeonato en Lima no otorga plazas directas, pero sí es válido para lograr marcas que aseguren un lugar en los Juegos Olímpicos. Sin embargo, la Federación Internacional (IAAF) estableció un sistema mixto, en el que se ganan boletos con marcas, de la forma tradicional, pero también a través de un ranking con puntos que se logran en distintos torneos a lo largo del proceso de clasificación.

Para los 21 atletas de la delegación argentina, la importancia reside allí, en el ranking, ya que las marcas impuestas por la IAAF son de altísima dificultad para pensar en una posible clasificación directa. La única que alguna vez estuvo en el rango de clasificación directa es Belén Casetta, con su récord nacional en los 3000 metros con obstáculos en el Mundial de Londres 2017.

El equipo de salto consiguió hace cuatro años la medalla plateada y la clasificación para los Juegos Olímpicos. En Lima nuevamente se pondrán en juego dos plazas olímpicas para los primeros equipos en las tres pruebas de la equitación: salto, adiestramiento y el concurso completo. Estados Unidos ya consiguió su plaza tanto en salto como en adiestramiento, por lo que de ocupar un lugar en los dos primeros escalones del podio, libera su cupo al siguiente país mejor ubicado. Argentina cuenta con representación en las tres disciplinas, con la perspectiva concreta de repetir lo logrado en Toronto en la competencia de salto.

En tenis de mesa, habrá competencias en individuales, dobles, dobles mixto y por equipos. Pero en Lima solo habrá una plaza en juego para Tokio 2020 en las pruebas individuales de cada rama. Argentina concurre con equipo completo en varones y en mujeres, y con el platense Horacio Cifuentes como candidato más fuerte a pelear por un título que tendrá como favorito al brasileño Hugo Calderano, número 7 del ranking mundial.

Algo similar ocurre con el surf, deporte debutante a nivel panamericano y olímpico. En Punta Negra, sede del surf en los Panamericanos, habrá cuatro disciplinas, pero solo se pondrá en juego una plaza para los campeones y las campeonas de la competencia open, la elegida para aparecer en el programa olímpico. Cuatro surfers nacionales competirán en Perú, dos varones y dos mujeres. Entre ellos, Santiago Muñiz, el vigente campeón mundial de la categoría en los Juegos Mundiales de Surf.

Santiago Muñiz, campeón del mundo de surf, buscará en Lima la clasificación para los Juegos Olímpicos. Crédito: ISA Surfing

En Paracas se realizarán las competencias de vela con 11 eventos, pero solo en tres clases habrá plazas en juego para Tokio: Laser y 49er (varones y mujeres), y Nacra 17 (mixto). Argentina ya cuenta con pasajes en la prueba mixta, gracias a los vigentes campeones olímpicos, Santiago Lange y Cecilia Carranza. Recientemente, también se sumó el Laser masculino con el cupo logrado en el mundial por Francisco Guaragna. En Laser Radial, la prueba para mujeres, hay dos plazas en disputa en Perú; Lucía Falasca será la representante nacional, luego de su participación en el mundial, donde también hay boletos de clasificación para Tokio. En 49er y 49erFX competirán los olímpicos en Río, los hermanos Yago y Klaus Lange y las campeonas panamericanas, Sol Branz y Victoria Travascio. En ambas pruebas, se clasificarán a Tokio dos embarcaciones: la mejor de Sudamérica por un lado y la mejor de América del Norte y Centroamérica por el otro. Las brasileñas Grael y Kunze, campeonas olímpicas en 49erFX, ya obtuvieron su cupo a través del mundial 2018 y no compiten por la plaza.

Otro deporte que otorga plazas olímpicas en los Panamericanos con distinción regional es el pentatlón moderno. En la competencia que reúne cinco disciplinas diferentes, hay cinco cupos para Tokio en las pruebas individuales, tanto de varones como de mujeres. El reparto es así: los dos mejores puestos de Sudamérica, las dos mejores ubicaciones de atletas de América del Norte y Centroamérica, y la quinta plaza para la siguiente mejor posición, independientemente de la región. En todos los casos, cada país solo puede clasificar un pentatleta y una pentatleta por esta vía. Argentina va por esas plazas con equipo completo; entre ellos, los olímpicos en Río, Emmanuel Zapata e Iryna Khokhlova.

El último deporte que entrega plazas de forma directa para los Juegos Olímpicos lo hace de forma condicional. Se trata del karate, tanto en la disciplina de kumite como en kata. El sistema de clasificación para Tokio es algo complejo; primero, las cinco categorías de kumite se comprimen en tres. En esos eventos, más el kata individual, se entregan cuatro plazas según el ranking mundial de cada categoría al 6 de abril de 2020. Luego se asignan otras tres por evento en un preolímpico internacional que se realizará entre el 8 y 10 de mayo del próximo año. Finalizado ese proceso, se vuelve a las clasificaciones continentales, entre ellas Lima 2019.

Sin contar a los y las atletas con cupos obtenidos por la vía del ranking mundial o del preolímpico, los y las medallistas de oro en las competencias de los Juegos Panamericanos se repartirán un máximo de tres boletos (de al menos dos países diferentes) entre los ocho eventos. La discriminación final se hace en función del ranking mundial de los campeones y las campeonas de todos los clasificatorios continentales, para llegar así a 10 atletas en cada categoría olímpica, siempre con un límite de uno por país en cada evento. Argentina cuenta con cuatro representantes en kumite y uno en kata en las pruebas de los Panamericanos.

Para finalizar, hay deportes que no dan plazas de forma directa en Lima, pero sí aportan de forma sustancial a la clasificación final, de modo similar a lo que ocurre en natación y atletismo. Es el caso del bádminton, el judo, el taekwondo o el levantamiento de pesas, que en Perú brindan puntos valiosos para el ranking mundial, método de clasificación primario para los Juegos Olímpicos en esos deportes. También ocurre algo parecido con el béisbol, donde los Panamericanos servirán como eliminatoria para el preolímpico continental; entre Argentina, Colombia, Nicaragua y Perú, los dos mejores seleccionados accederán al clasificatorio americano rumbo a Tokio.

More in Juegos Panamericanos

Las razones del éxito: ¿Por qué Argentina vivió uno de sus mejores Juegos Panamericanos?

Nicolás Quercia14 agosto, 2019

Tres más a Tokio

Nicolás Quercia9 agosto, 2019

Lima 2019, día 11: la natación arrancó con doradas

Redacción 5A7 agosto, 2019

Lima, día 9: lluvia de medallas

Redacción 5A5 agosto, 2019

Lima 2019, día 6: Los campeones del mundo son campeones panamericanos

Redacción 5A2 agosto, 2019

Lima 2019, día 4: Sabrina Ameghino, la primera argentina campeona panamericana en canotaje

Redacción 5A31 julio, 2019

Lima 2019, día 3: Agustín Vernice y un doblete dorado

Redacción 5A30 julio, 2019

Lima 2019, día 2: Los Pumas se tomaron revancha

Redacción 5A29 julio, 2019

Lima 2019, día 1: Guzmán y Sánchez ganan las primeras doradas

Redacción 5A28 julio, 2019