Especiales

Lo mejor del deporte argentino en 2018

Lo mejor del deporte argentino en 2018

Repasamos mes por mes lo más destacado de los atletas nacionales en el año que termina. Desde los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea hasta los Juegos de la Juventud en Buenos Aires, hubo victorias para celebrar, historias para recordar y tópicos para discutir. 

Paula Pareto en el Mundial de Bakú. La Peque ganó la medalla de bronce y se subió a su tercer podio en campeonatos del mundo. Crédito: Federación Internacional de Judo.

Iniciaba 2018 y Delfina Pignatiello ya estaba rompiendo récords. La nadadora de San Isidro se quitaba el gorro de un 2017 inmejorable que la vio conseguir dos títulos del mundo a nivel juvenil y erigirse como la deportista argentina más destacada del año, y cambiaba de calendario para no cambiar. En los primeros días de enero, conseguía las marcas clasificatorias para llegar como una de las referentes a uno de los puntos de inflexión en el año: los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Por esos días, también comenzaban el año con el pie derecho unas chicas que más tarde serían la revelación del deporte argentino en 2018. El seleccionado femenino juvenil de beach handball, Las Kamikazes, ganaban la Copa Kika en Brasil, un tradicional torneo internacional, que anunciaba el éxito que vendría en octubre en Buenos Aires.

Enero concluía con un podio para los Pumas 7s en la Copa del Mundo de Sídney. Era bronce para el seleccionado conducido por Santiago Gómez Cora, que venía de ser subcampeón en Ciudad del Cabo en el arranque de la temporada, en diciembre.

Las Kamikazes en Brasil. Crédito: Facebook Selección Argentina Femenina de Beach Handball.

Comenzaba febrero y el deporte brindaba una de las imágenes del año. Las delegaciones de Corea del Sur y Corea del Norte, países atravesados por una guerra de hace medio siglo y una tensión eterna, utilizaban uno de los eventos deportivos más importantes del mundo, los Juegos Olímpicos de Invierno, para construir puentes que se afianzarían con el correr de los meses en participaciones conjuntas en diversos eventos y hasta la idea de ser escenario de una futura edición de los Juegos. Pero además de mostrar una vez más los firmes lazos entre deporte y política, los Juegos de Pyeongchang vieron a un puñado de argentinos competir con suerte dispar. En los Paralímpicos, con dos representantes nacionales, el hispano-argentino Carles Codina se llevó un diploma en snowboard.

La delegación argentina en los Juegos Olímpicos de Invierno, minutos antes de la ceremonia de apertura. Crédito: FASA.

En marzo, Iryna Khokhlova se metía entre las cinco primeras pentatletas en la Copa del Mundo de El Cairo. Era el primer éxito de lo que sería un año positivo para la nacida en Ucrania, con una nueva final mundialista y el oro en los Juegos Odesur.

Otro que tuvo un fantástico 2018 fue Juan Martín del Potro. El de Tandil consiguió en el tercer mes del año su primer título en un torneo Master 1000, y lo hizo ni más ni menos que en Indian Wells y ganándole una final extraordinaria a Roger Federer. El mejor ranking de su carrera (3°) y la final del Us Open le esperaban más tarde a Delpo.

Del Potro con el 21º título de su carrera en el ATP 500 de Acapulco. Unos días después vencería en Indian Wells. Crédito: Abierto Telcel.

Abril vio a dos promesas juveniles con actuaciones fenomenales a nivel mundial. El neuquino José Luis Acuña, con 16 años, salía subcampeón del mundo en la categoría para menos de 55 kilogramos del mundial júnior de taekwondo disputado en Túnez. Casi en simultáneo, Martina Armanazqui quedaba quinta en el mundial sub 19 de pentatlón moderno de Portugal, con apenas 15 años y compitiendo contra chicas hasta cuatro años más grandes.

Otro par, pero de selecciones, también mostraba sus credenciales, aunque a nivel regional. Los Gauchos, la selección masculina de béisbol, obtenían el título sudamericano en Ezeiza y sacaban boleto para los Juegos Panamericanos. Mientras, en Chile, las chicas de la selección femenina de fútbol daban a conocer sus reclamos por mejores condiciones de trabajo a la par de una gran actuación en la Copa América que las tuvo a tiro de la pelea por un boleto olímpico y concluyó con el acceso al repechaje para clasificarse al mundial de Francia, algo que conseguirían hacia el final del año al vencer a Panamá con goleada incluida en Arsenal.

Las jugadoras de la selección hablaron adentro y afuera de la cancha. Foto: AFA

Entre mayo y junio, los Juegos Suramericanos concentraron la atención de buena parte del deporte nacional, aunque Diego Simonet se llevó las tapas al ser elegido jugador más valioso de las finales de la Champions League con el Montpellier. Cochabamba 2018 dejó una actuación opaca a nivel general; la delegación finalizó cuarta en el medallero, detrás de Colombia, Brasil y Venezuela, con 165 medallas en total, 42 de ellas doradas. La gran figura nacional en los Odesur fue una chica de 16 años. Martina Dominici ganó seis medallas, pues no había más eventos para competir. La gimnasta fue campeona en la prueba individual completa, subcampeona por equipos y de bronce en las cuatro finales por aparatos. La performance más completa de un o una deportista nacional en el año.

Hubo otras actuaciones para destacar. María José Vargas consiguió los tres títulos posibles en ráquetbol, y el santafesino Alexis Eberhardt hizo lo propio con tres oros en tiro, deporte que vio una final apasionante entre dos jóvenes talentosas, la olímpica Fernanda Russo y la emergente juvenil Alliana Volkart. En la división por deportes, los que más aportaron fueron esgrima (11 medallas), atletismo (12) y remo (6 doradas).

Martina Dominici, campeona sudamericana con solo 16 años y séxtuple medallista en Cochabamba. Figura argentina en los ODESUR. Crédito: Prensa COA.

A dos años de Tokio 2020, Argentina ya puede decir que tiene tres deportistas clasificados. Y los tres llegaron de la mano del mismo deporte y en el mismo evento. En el mundial de vela que se realizó en agosto en Dinamarca, Facundo Olezza fue el primer clasificado nacional para los próximos Juegos Olímpicos, al quedar entre los diez primeros en la clase Finn. Unas horas más tarde, los vigentes campeones olímpicos en Nacra 17, Cecilia Carranza y Santiago Lange, consiguieron la plaza para Argentina en esa clase.

Casi en polos generacionales; de los 57 años maravillosamente llevados por Lange a los 18 de Sol Ordas, pero con la misma premisa competitiva y por la senda del éxito deportivo. Mientras los campeones olímpicos se clasificaban a Tokio 2020, una por entonces futura campeona olímpica juvenil se quedaba con un extraordinario subcampeonato mundial júnior en remo.

De la emoción por la gloria a la emoción por el adiós. Agosto finalizaba con el anuncio que ponía fin a la carrera profesional de Manu Ginóbili. En el olimpo de los grandes y tras más de dos décadas de éxito personal y colectivo que lo posicionaron como un embajador de excelencia del deporte nacional, el 5 de la selección y 20 de los Spurs decidió dar por concluida una trayectoria inmejorable. Quedan los cuatro anillos de la NBA, el oro de Atenas, los logros con la selección y a nivel clubes, pero sobre todo un legado de conducta profesional y de valores para futuras generaciones.

2018 será recordado como el año en el que Manu dijo adiós. Foto: AFP

Casi como una muestra de que la llama se mantiene viva, semanas después del anuncio de Ginóbili, la mejor deportista argentina de la última década, Paula Pareto, sumaba otra estrella a su pergamino. La Peque se quedó con el bronce en el mundial de judo de Bakú y completó así el medallero mundial: fue campeona en 2015, subcampeona en 2014 y tercera en 2018, además de su gran título, claro, el oro olímpico en 2016. Y el bronce de Pekín 2008, los títulos continentales y nacionales… Una leyenda que continúa agigantándose.

Hacia el final del año, sobresalieron actuaciones colectivas como las de las delegaciones de tiro deportivo en el Campeonato de las Américas y de natación en el Sudamericano. Los tiradores quedaron a un paso de obtener plazas para Tokio, pero sí sacaron varios boletos para Lima con medallas incluidas. En la pileta, se destacaron las chicas, que como equipo le arrebataron a Brasil el título por primera vez en 38 años. En el plano individual, brilló la puntana Valentina Aguado, subcampeona en el Panamericano de mayores de escalada deportiva, y Lucas Adorno, medallista de bronce en el mundial de gimnasia trampolín.

Las nadadoras de la selección rompieron una racha de 38 años sin trofeos continentales por equipos. Crédito: CADDA.

El evento más trascendente del año ocurrió en octubre. Por primera vez, Argentina recibió una edición de los Juegos Olímpicos. En Buenos Aires, miles de jóvenes de entre 14 y 18 años compitieron en el primer evento olímpico con paridad de género. Como un símbolo de ese valor, un hombre y una mujer fueron los encargados de encender el pebetero olímpico durante la ceremonia inaugural que se realizó frente al Obelisco. ¿Quiénes fueron? Santiago Lange y Paula Pareto, claro.

Algunos días antes, lo propio habían hecho al recibir formalmente al fuego olímpico en Argentina Dante Cittadini y Teresa Romairone. La dupla, campeona mundial de vela en Nacra 15, cumplió con los pronósticos y se llevó con holgura la medalla dorada en la competencia olímpica que se desarrolló en San Isidro.

Los Juegos dejaron historias para la posteridad. Las lágrimas de Delfina Pignatiello en el podio de los 800 metros libre y su alegría tras conseguir la segunda medalla plateada en los 400. El fenómeno popular del beach handball, que consagró como campeonas olímpicas a Las Kamikazes. Los éxitos del remo, que le dieron la primera medalla a la delegación nacional y también la dorada inicial, la de Sol Ordas. El descubrimiento del BMX Freestyle y el Breaking como expresiones deportivas urbanas. Las medallas de Facu Díaz Acosta y Seba Báez en tenis. El torneo de hockey, con tribunas explotadas, historias curiosas y oro para Las Leoncitas. La medalla de Linda Machuca, la primera a nivel olímpico en la historia de la lucha argentina. Las marcas sobrehumanas y la sencillez en el éxito de Nazareno Sasia. La ansiada consagración de Los Pumitas. La alegría de Franco Serrano al conseguir una histórica medalla en pentatlón. La emoción de Agustín y Gustavo Osorio, hijo medallista y padre entrenador. El oro de Brian Arregui, el último de la cosecha argentina.

Cittadini y Romairone pusieron en alto la bandera argentina y defendieron el éxito de la vela como deporte ganador de medallas. Crédito: Buenos Aires 2018.

Los Juegos también dejaron las insinuaciones de Thomas Bach y Gerardo Werthein sobre una futura edición olímpica en Argentina, una visión lejana con los constantes problemas de sostén económico y planificación deportiva. El último, el que seguirá latente como discusión en 2019: la mudanza del Cenard a Soldati.

Y en el año en que las mujeres alzaron la voz y marcaron la agenda, repasamos historias de éxito, de vida, de debate, de consagración, de integración y de superación. Historias que se seguirán escribiendo en 2019.

More in Especiales

Fiesta de medallas

Redacción 5A24 marzo, 2019

Con medallas en triatlón, arrancaron en Rosario los Juegos Sudamericanos de Playa

Redacción 5A14 marzo, 2019

Dos de cada tres atletas desaprueban la política deportiva del Gobierno

Nicolás Quercia10 febrero, 2019

Ley sí, decreto no

Nicolás Quercia8 febrero, 2019

Movilizados por el CeNARD

Nicolás Quercia8 febrero, 2019

Una medida que divide aguas

Redacción 5A30 enero, 2019

Con apertura a privados, transforman la Secretaría de Deportes en Agencia

Nicolás Quercia30 enero, 2019

Quejas sobre ruedas

Redacción 5A8 noviembre, 2018

Sin CeNARD

Nicolás Quercia20 octubre, 2018