Levantamiento de pesas

 

HISTORIA

El hombre ha intentado medir su fuerza con otros desde comienzos de la civilización. Se estima que los ejercicios y pruebas de levantamiento de rocas ya se practicaban cientos de años antes del nacimiento de Cristo. Por esto mismo, la halterofilia es considerada como uno de los deportes más antiguos.

Ya en el siglo XIX, los concursos de levantamiento de pesas eran más similares a los que los conocemos actualmente, con barras de hierro y grandes bolas de metal en los extremos. En 1894, cuando el barón Pierre de Coubertin dio a conocer su intención de rematerializar los antiguos Juegos Olímpicos, la halterofilia fue uno de los once deportes elegidos para ser parte del programa de la primera edición, Atenas 1896.

El levantamiento de pesas se ausentó en París 1900 y volvió en San Luis, cuatro años después. Sin embargo, tras esa presentación, sería excluida de la cita olímpica nuevamente. En 1905 se creó la Federación Internacional de Halterofilia, con la intención de volver a posicionar la disciplina en la elite. Finalmente, Amberes 1920 marcó el regreso definitivo del deporte a los Juegos, de los que ha sido parte desde entonces sin falta alguna hasta la fecha. Las mujeres tuvieron su prueba exclusiva recién en Sídney 2000.

 

NATURALEZA DEL DEPORTE

El objetivo de la halterofilia reside en levantar una barra de hierro con la mayor cantidad de peso (discos) en sus extremos. La competición está dividida en dos ejercicios: arranque y envión. Juntas, determinan el peso final que levanta el atleta.

El arranque (o snatch, en inglés) es el primer levantamiento que debe realizarse. En este ejercicio se debe levantar la barra desde el suelo hasta la total extensión de los brazos por encima de la cabeza, de un solo movimiento. Esta modalidad es la más técnica y difícil de realizar, ya que requiere, además de fuerza, una gran velocidad y precisión en los movimientos. Como consecuencia, el peso que puede ser levantado es mucho menor.

El segundo ejercicio, el “dos tiempos”, “envión” o “clean and jerk” tiene el mismo objetivo pero permite un descanso en el movimiento cuando se llega a la altura de los hombros. Esa pausa permite a los atletas levantar un mayor peso, llegando, en algunos casos, a cifras que se encuentran por encima de los 240kg.

 

VER NOTICIAS DE LEVANTAMIENTO DE PESAS