Béisbol

Jacinto Cipriota: “Meter un homerun es más que hacer un gol”

Jacinto Cipriota: “Meter un homerun es más que hacer un gol”

El segunda base de Los Gauchos comenta la situación del béisbol en Argentina y menciona los objetivos para estos Juegos de Lima.

Jacinto Cipriota disfruta de formar parte de sus primeros Juegos Panamericanos

Lima, PERÚ – Unos pocos metros por delante de la línea divisoria entre el sector destinado a los alojamientos de los atletas y la denominada Zona Internacional de la Villa Panamericana de Lima se encuentra Jacinto “Peto” Cipriota, segunda base de la Selección Argentina de Béisbol. Nos espera mirando en su celular alguna actualización de nuestro paradero. Hacemos contacto cerca del parlante que musicaliza el modesto área que comprende el único espacio que pueden compartir atletas con acreditados no-deportistas. Nos alejamos del bullicio para disponernos a hacerle la entrevista. Se ve obnubilado por el mundo en el que está viviendo, siendo parte del equipo que, por primera vez, clasificó a un Juego Panamericano por mérito propio. Gran representante y defensor de su deporte, Peto entremezcla sonrisas y miradas socarronas con la concentración que a todo momento un deportista de alto nivel presenta el día previo a la competencia.

Cinco Anillos: ¿Cómo fueron tus comienzos en el béisbol? ¿Qué te hizo elegir este deporte por sobre otros más convencionales?

Jacinto Cipriota: Comencé jugando al sóftbol primero, gracias a mi padre que era fanático y jugaba. Toda mi familia lo jugaba, así que básicamente nací con un guante en la mano. Después, a los 11 años, me llevaron al Club Daom, donde conocí el béisbol. Me copó mucho el béisbol también y estuve jugando las dos disciplinas hasta hace dos años, cuando tuve una lesión en el hombro en un Sudamericano de Sóftbol. Tuve que decidir uno de los dos y, por la salud, elegí el béisbol.

5A: ¿Has tenido dificultades a la hora de practicar el deporte en algún momento?

J.C.: Miles. No es el deporte cultural en nuestro país y eso lo hace más complicado. No hay muchos estadios como en República Dominicana o Venezuela, eso hace que tengas que viajar mucho para competir. Encontras pocos materiales también, porque acá no se venden y tenés que estar trayendo cosas del exterior. Ahora tenemos la suerte de que la empresa cordobesa SouthBat produce acá en Argentina, lo que nos hace las cosas más fácil, pero igual es una situación compleja.

5A: ¿Tu familia siempre estuvo de tu lado en esta locura que significa ser jugador de béisbol en Argentina?

J.C.: Siempre. Me apoyaron en las buenas y en las malas. Les debo mucho a ellos en todo sentido. Si estoy acá, es por mi familia.

5A: Si tuvieses un día libre para ir a ver algún deporte en estos Juegos Panamericanos que no sea ni béisbol ni softbol, ¿cuál elegirías?

J.C.: ¡Qué buena pregunta! Yo soy fanático de todos los deportes. Soy un deportista nato y disfruto de todos. Me encantaría ir a ver a los chicos del handball, a los del hockey. Los del básquet también me atrapan. Atletismo me gusta mucho y a los chicos los conozco porque entrenamos todos juntos en el CeNARD, al igual que con (Paula) Pareto y los chicos de natación. Nos damos apoyo entre todos, por eso me gustaría ir un poco a todos los deportes.

5A: ¿Qué significa para vos venir a estos Juegos Panamericanos?

J.C.: Yo me siento un privilegiado. Es un sueño de toda la vida y de todo deportista representar a la Argentina y a mi deporte, que solo jugó dos Panamericanos (Buenos Aires 1951 y Mar del Plata 1995) y es la primera vez que entra por mérito deportivo. Venir acá y compartir una Villa con todos estos deportistas de élite es un sueño hecho realidad. Creo que no caigo donde estoy. Es realmente mucho para mí esto y estoy superado por la situación. Es todo perfecto.

5A: ¿Creés que este equipo argentino es el mejor de la historia?

J.C.: A mi no me gusta mucho comparar las épocas. Es como comparar a Maradona con Messi. No me gusta porque son diferentes épocas. Ellos tuvieron sus cosas en su momento, cambiaron técnicas y estrategias, por eso comparar eso es muy difícil. Sí siento que el equipo que está acá en Lima juntó y aprendió mucho de los chicos del Panamericano de 1995. Veo muchas cosas de los históricos de Mar del Plata reflejado en mis actuales compañeros

5A: ¿Por qué Argentina ha crecido tanto en los últimos años en este deporte?¿Tuvo algo que ver la inmigración venezolana de los últimos años?

J.C.: El béisbol creció mucho a partir del apoyo de ENARD y de la Secretaría de Deportes, porque sino es muy difícil. Si bien hacemos muchas cosas a pulmón, la ayuda de ellos es imprescindible. Obviamente, también se desarrolló bastante a partir de la inmigración venezolana. Eso le suma mucho a nuestro béisbol porque necesitamos gente y ellos nacieron con un guante. Compartir entrenamientos con venezolanos o dominicanos significa aprender mucho del deporte y a ellos también les sirve. A nosotros nos gusta hacerlos sentir en su tierra. Nuestro pitching coach es cubano y hemos tenido un manager colombiano.

5A: ¿Se puede vivir del béisbol en Argentina?

J.C.: La mayoría de los chicos que forman parte de esta Selección tienen un trabajo además del béisbol. Yo trabajo en la empresa de un amigo de mi padre y siempre me busqué un laburo que me permitiera seguir jugando, porque nunca pensé renunciar a esto. La beca del ENARD ayuda un montón, pero es muy difícil vivir de esto. No tenemos beca olímpica, que es la más grande de todas, y acá venimos en búsqueda de la beca panamericana, que sería un aliciente importante para empezar a vivir cada vez más del deporte que nos gusta, pero hoy es muy difícil. Nosotros querríamos un apoyo más grande para tratar de ser mejores y dedicarnos solo al deporte y no desgastarnos en el trabajo. Estamos en ese proceso, haciendo todo a pulmón y sacrificando un montón de cosas, pero soy optimista y sé que todo lo que podemos hacer, lo estamos haciendo.

5A: ¿Hay alguna historia en particular de por qué les dicen Los Gauchos?

J.C.: Cuando lo elegimos, estábamos entre un par de nombres. Casi nos hacemos llamar Los Teros, porque en el Estadio Nacional de Ezeiza está lleno. Después surgieron otros nombres, pero nos inclinamos por Los Gauchos por el simple hecho de que nuestro logo oficial es un gaucho barbudo con un bat y las boleadoras son pelotas de béisbol.

Cipriota fue parte del momento más especial de la historia del béisbol argentino: la adjudicación del Sudamericano 2018, desarrollado en el Estadio Nacional de Ezeiza, donde vencieron a Brasil para sacar boleto a Lima 2019, algo nunca antes conseguido. La voz le temblequea y los ojos se le empiezan a rebalsar. Como lo dice él mismo, las imágenes en su cabeza en retrospectiva hacen mella.

5A: Contame un poco sobre aquel Sudamericano de Buenos Aires que le ganan a Brasil en una final épica. ¿Estaba dentro de los planes salir campeones?

J.C.: Ese Sudamericano fue el pase a estos Panamericanos y fue algo épico. Algo histórico. Ganarle a Brasil, en casa, bajo la lluvia, a cancha llena. Se alinearon todos los planetas. La noche anterior había llovido toda la noche y cuando llegamos el día de la final, nos encontramos a nuestros familiares, amigos, conocidos y ex jugadores arreglando la cancha porque era un desastre. Nosotros los vimos todos embarrados y sentimos que teníamos que devolverles todo el esfuerzo que habían puesto. Me emociono diciéndolo porque las imágenes en mi mente son terribles. Estaba dentro de las expectativas ganarles, a pesar de que ellos están haciendo las cosas muy bien, tienen academias donde viven jugadores y firman contratos constantemente, entonces tienen un nivel realmente muy grande. Si bien era difícil, nosotros no tenemos límites y las expectativas siempre son las de ganar. Venimos de hacer una gira magnífica en República Dominicana jugando a un nivel altísimo. Le podemos ganar a cualquier equipo. Venimos de ganarle a Dominicana con muchos ex Grandes Ligas.

5A: ¿Y qué te pasó por la cabeza cuando estaban a un out de ganar aquella final?

J.C.: Simplemente, quería que me venga la pelota y terminar ese partido. Se nos pasaban un montón de cosas por la cabeza a todos. Fue terrible. Cuando Sebastián García agarra la pelota, me largué a llorar. Sabíamos que habíamos abierto la puerta para este sueño panamericano.

5A: Ganaste el Olimpia de Plata en 2018, ¿qué significó ese premio para vos?

J.C.: Fue una locura para mí. Estar en ese evento compartiendo una cena con todos esos deportistas galardonados fue una locura inmensa. Subir al escenario a recibir el premio y ver para atrás todos los beisbolistas argentinos que pasaron por la misma situación que yo es una sensación de la cual todavía no entro en razón. Y el Olimpia está en mi casa junto al Martín Fierro de mi hermana Luz (Cipriota, modelo y actríz), que lo ganó el mismo año que yo. Obviamente, los dos fueron dedicados a nuestra familia, que nos bancó en todo.

5A: ¿Qué tiene de especial para vos jugar en Daom?¿Qué te da ese club que no encontrarías en algún otro?

J.C.: Tiene muchas cosas especiales. Yo llegué a Daom a los 11 años y los chicos que estaban en el club en ese momento, hoy son mis mejores amigos. No le puedo pedir más nada al club. Por eso siento que Daom es parte de mi familia y siempre que pueda, trato de aportar mi granito de arena al club. Es buenísimo ir ahí con la excusa de ir a jugar el béisbol, porque la verdad es que vamos y nos matamos de risa todos juntos y pasamos momentos hermosos.

5A: Con una mano en el corazón, ¿fue justo que ganaras el MVP de la Final del último Metropolitano contra Vélez?

J.C.: Me acuerdo que dí homerun e impulsé tres o cuatro carreras en ese partido. Estuvo muy chivo. Siempre salen duelos durísimos contra los chicos de Vélez. Es verdad que muchos chicos hicieron bien las cosas, pero a mí se me dio de tener un gran partido en la final y pude hacer buenas jugadas y buenos batazos. Nuestro pitcher tuvo un juegazo también, cosa que se lo podrían haber dado a él, pero decidieron dármelo a mí y estoy muy agradecido por eso.

5A: ¿Cómo fue llegar a firmar un contrato con una franquicia de Grandes Ligas? ¿Cómo fue tu paso por esas filiales?

J.C.: Primero firmé con Tampa Bay Rays a los 20 años y después con Toronto Blue Jays. En eso le debo mucho a Amaro Costa, nuestro actual pitching coach, que es cubano. Él fue el que nos consiguió todos los contactos con la gente de Grandes Ligas porque era scout (ojeador) de varios equipos y trajo a los estadounidenses a Argentina para que vean jugadores. Hice mil pruebas con ellos hasta que se me dio y fue un sueño logrado en mi carrera. Fue un privilegio y una experiencia enorme haber podido jugar a ese nivel y aprender de tantos entrenadores ex Grandes Ligas.

5A: ¿Cómo ves el desarrollo del béisbol en Argentina? ¿Qué creés que falta para que siga creciendo?

J.C.: Creo que estamos bien encaminados. Ahora se están haciendo un poco mejor las cosas. Con la creación de la LAB (Liga Argentina de Béisbol), por un lado está tendiendo a tratar de llegar a ser semi-profesional y luego profesional. La idea es traer jugadores de afuera, intentar que suba el nivel, que los chiquitos quieran imitar a los grandes, que mucha gente vaya a ver los partidos, que haya música. Que sea un show. Y por otro lado, en la Federación Argentina de Béisbol se están haciendo muy bien las cosas. Están intentando de que cada vez más gente se sume al deporte, que eso es lo que necesitamos: mucha gente que se quiera comprometer con la causa y pruebe el deporte, que es fascinante. Una vez que le pegás a la pelota, es espectacular. Para mí, meter un homerun es más que meter un gol. Así que necesitamos que más gente se sume que está buenísimo y hay un excelente grupo humano.

5A: ¿Existen dificultades a la hora de adquirir los implementos para la práctica del deporte?

J.C.: Cada vez se está haciendo más fácil. Hoy en día contamos con SouthBat, que fabrica los bats en Argentina y nos provee de pelotas y guantes también. Pero existen otras cosas que sí son necesario comprarlas en el exterior. Igualmente, la gente, vaya al club que vaya a probar, ellos les van a brindar los implementos y no es necesario que los padres le compren nada a sus hijos. El club se hace cargo y no va a dejar a nadie afuera.

5A: ¿Cuál es el objetivo de Los Gauchos para estos Juegos Panamericanos?

J.C.: El objetivo principal es pasar de ronda. Si pasamos, después se irá por más, pero no hay que descuidar el objetivo inicial que es pasar el grupo. Nos toca un grupo duro con Canadá, Colombia y Cuba.

5A: ¿Hiciste alguna promesa por si se consigue una medalla?

J.C.: No, pero tendríamos que plantearlo con el equipo, porque somos de hacer promesas. Por ejemplo, la promesa por si se ganaba el Sudamericano era la de teñirnos el pelo y la cumplimos. Creo que tenemos que pensar una.

El béisbol argentino vive un momento de ensueño y parte de ese sopor es el que vive Peto Cipriota, que con amabilidad y muchísima humildad, se queda charlando un rato más luego de que los micrófonos se apagaran. Los Gauchos trajeron las boleadoras y es momento de que defiendan lo que es suyo: el honor y el orgullo de ser argentinos.

More in Béisbol

Los Gauchos se van para Lima

Agustín Ares22 abril, 2018

Los Gauchos son finalistas del Sudamericano

Franco López Larrañaga18 abril, 2018

Los Gauchos golearon y sueñan con Lima 2019

Franco López Larrañaga17 abril, 2018

Las mujeres argentinas se suman al béisbol

Agustín Vetere25 julio, 2017

Argentina es subcampeona sudamericana de béisbol

Gastón Del Torto13 noviembre, 2016

Los Gauchos derrotaron a Colombia y están en la final

Gastón Del Torto11 noviembre, 2016

Los Gauchos van por un lugar en la final del Sudamericano

Gastón Del Torto10 noviembre, 2016

Debut y cierre para el béisbol argentino

Lautaro Tonellotto7 noviembre, 2016

Los Gauchos inician su camino en el Sudamericano

Lautaro Tonellotto4 noviembre, 2016