Tenis de mesa

Horacio Cifuentes: “Acá se prioriza el ajedrez antes que el ping pong”

Horacio Cifuentes: “Acá se prioriza el ajedrez antes que el ping pong”

El tenimesista platense se prepara para los grandes objetivos del año en mayo: el Iberoamericano y el Mundial de Dusseldorf. La figura júnior de la especialidad estuvo compitiendo y entrenándose en Alemania y marca las diferencias: “Allá hay muchos más nenes que juegan, hay tenis de mesa en las escuelas; acá no”.

Cifuentes en el Panamericano Juvenil de Canadá, en junio de 2016. Allí obtuvo dos medallas. Crédito: ITTF.

Liu Song corre alocadamente por el Domo del CODE de Guadalajara. Trepa las vallas, se arroja al suelo y se levanta. Grita desaforado y se estrecha en eterno un abrazo con el entrenador Matías Alto. El puño izquierdo, bien arriba, sella el logro histórico. La celebración de la medalla dorada en tenis de mesa lograda por el chino nacionalizado fue una de las imágenes de aquellos Juegos Panamericanos de 2011, aunque el efecto no perduró: cuatro años después ya no hubo podio panamericano y Río 2016 vio los primeros Juegos Olímpicos sin tenimesistas argentinos en 20 años.

Horacio Cifuentes tenía 13 años cuando Liu se subió a lo más alto del podio panamericano y no lo revive como un momento determinante. “Lo vi por tele”, recuerda vagamente y opta por una visión utilitaria de aquel acontecimiento: “La medalla panamericana da más presupuesto y ahora en Toronto no ganamos así que bajó”.

Relajado. Así se toma todo este platense de 19 años cuyo currículum demanda atención: fue campeón sudamericano Sub 13, Sub 14, Sub 18 y Sub 21 (dos veces), campeón iberoamericano Sub 18 y campeón nacional de mayores en 2015. En diciembre, quedó entre los 16 mejores juveniles del mundo al llegar a los octavos de final del Mundial Sub 18 y días después se llevó a casa el Olimpia de Plata. “Sí, estás feliz, no sé”, dice con la tranquilidad propia del que no se siente abrumado por los reconocimientos y tiene claro lo que más disfruta: “Este deporte te deja muchos amigos, eso es lo principal”.

“¿Mi estilo de juego? No tengo uno definido. O sea, meto pelotas…”. Con la facilidad con la que devuelve desde el fondo de la cancha, Cifuentes le contesta a Cinco Anillos luego de la última jornada de entrenamientos en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD) previo al viaje a Chile, donde desde mañana competirá en el Open del país trasandino. “Mi objetivo es ganar en la modalidad Sub 21 y en mayores no sé, vamos a ver que pasa. Llegar a cuartos estaría bien”, cuenta sobre el certamen que servirá de preparación para los grandes objetivos del año a fines de mayo: el Iberoamericano en Madrid y el Mundial en Dusseldorf, el primer torneo ecuménico de mayores para el platense. “Son grupos de cuatro jugadores y solo pasa uno; va a ser duro”, reconoce.

Tremendo punto de Horacio Cifuentes, jugador Donic en el mundial Junior

Posted by DONIC Argentina on jueves, 1 de diciembre de 2016

Una defensa impresionante en el último Mundial Juvenil. “Me considero un jugador completo”, dice el platense.

Alemania no es tierra desconocida para Horacio. Estuvo allí antes del Mundial Sub 18 el año pasado y volvió a comienzos de 2017 para entrenarse y competir en la liga de cuarta división. Allí ganó 13 partidos y perdió tres, una actuación que define como “normal, una buena liga”. El estilo de juego europeo, dice, no difiere del sudamericano, pero lo aventaja en el roce. “Tienen más competencia, están más acostumbrados al partido”, detalla. Los materiales con los que juegan son los mismos, pero la diferencia está en la estructura, la base competitiva del deporte en sus cimientos. “Acá hay mil jugadores federados y en Alemania hay millones. Allá hay muchos más nenes que juegan, hay tenis de mesa en las escuelas. Acá no, se prioriza al ajedrez antes que el ping pong”, lanza como un látigo de revés para llevarse el punto.

“Si te va bien, te va bien. Pero si querés vivir bien, tenés que irte afuera, acá no”. La beca del Enard y la Secretaría de Deportes es una ayuda valiosa que sirve para practicar un “deporte caro” que requiere paletas de alrededor de 5 mil pesos y pelotitas de que valen un Sarmiento y se parten de nada. Pero para poder vivir de lo que mejor hace, debe asentarse en Europa. “Ahora tenemos pensado ir a Portugal a entrenarnos tres meses en septiembre y jugar la liga en España, pero eso se dará más en el futuro”, cuenta. La idea es repetir la estrategia en los próximos años: “Vamos a ver cuánto tiempo porque no soy jugador de fútbol y no gano millones, en algún momento tendré que estudiar”.

Muchos deportistas recuerdan a la perfección su primera competencia, los entrenamientos iniciales, las motivaciones y deseos que los llevaron a dedicarse al deporte. En el caso de Cifuentes, la memoria es difusa. “Ni me acuerdo que me enganchó”, dice aunque sí recuerda el origen casual que lo llevó a practicar el deporte que hoy lo tiene como el 70 del mundo entre los Sub 21: “Arranqué en 2009 y fue una cuestión de suerte, pasé por una calle y vi ping pong”. En su casa de La Plata había una mesa y le empezó a tomar el gustito al juego. El resto, es resultadismo puro: “Me fue bien y seguimos. Me di cuenta que podía ser alguien bueno en el futuro y se dio”.

Cifuentes junto a uno de sus compadres, Francisco Sanchi. Juntos ganaron en duplas en el Panamericano juvenil de Canadá. Crédito: ITTF.

Hugo Calderano es un crack. Brasileño de 21 años, es el número dos del mundo entre los júniors y 22 en el ranking de mayores. Con la edad de Cifuentes, en 2015, se consagró campeón en los Juegos Panamericanos de Toronto. El año pasado, en el Latinoamericano de Puerto Rico, alzó el trofeo, aunque en semifinales debió batallar con el juvenil platense, por entonces con 17 abriles. “No sé si fue un punto de inflexión, pero fue un buen logro”, recuerda de aquel tercer puesto conseguido hace poco más de un año. “Siendo el último jugador del equipo fui al que mejor le fue en individuales y perdí con Hugo, que está 20 del mundo”.

Con semejante proyección, a cualquiera podría carcomerlo la ansiedad. Pero Horacio se toma el futuro con la sobriedad con la que juega en la cancha. Por el momento, busca crecer y hacer experiencia en el Mundial. Y apunta los cañones a Lima: “Me gustaría mucho jugar unos Panamericanos, es el principal objetivo”. Tokio, por ahora, está tan lejos en su cabeza como en el calendario y en el planisferio. Tiene sentido; el sistema de clasificación continental en tenis de mesa es una carnicería en la que se reparten media docena de plazas en torneos de eliminación directa. “El sistema es jodido”, sintetiza. Aunque se guarda una carta para mencionar; a uno de los clasificados para Río, el boricua Brian Afanador, ya le ganó.

“No tengo un sueño muy marcado. Vamos paso a paso, disfrutando”. Adentro y afuera de la cancha, Horacio Cifuentes responde con tranquilidad metódica. Sabe que es bueno, pero no se la cree y trabaja para mejorar. Quizás algún día alce el puño como Liu Song. Para eso todavía falta.

Tenis de mesa
@QuerciaNicolas

Periodista en construcción.

More in Tenis de mesa

Ayuda para viajar

Nicolás Quercia1 noviembre, 2018

Francisco Sanchi, dentro del mejor tenis de mesa panamericano

Gastón Del Torto4 julio, 2017

Cuatro medallas argentinas en el Iberoamericano

Agustín Ares27 mayo, 2017

Enorme segundo puesto en el Sudamericano Juvenil

Agustín Ares24 marzo, 2017

Horacio Cifuentes, entre los 16 mejores júniors del planeta

Flavio Grieco7 diciembre, 2016

Horacio Cifuentes avanza en el Mundial Juvenil

Nicolás Quercia5 diciembre, 2016

Los Junior cerraron una buena actuación en el Mundial

Agustín Ares2 diciembre, 2016

Los Junior continúan con el buen desempeño en Ciudad del Cabo

Agustín Vetere1 diciembre, 2016

Cuatro argentinos competirán en el Mundial Junior

Gastón Del Torto22 noviembre, 2016