Gimnasia artistica

 

HISTORIA

La gimnasia artística es una de las disciplinas más remotas. Formó parte de los Juegos Olímpicos de la Antigüedad, aunque con pruebas poco propias de la gimnasia, como lucha libre o ejercicios con toros. En ese entonces, la gimnasia sólo podía ser practicada por hombres, y debían hacerlo completamente desnudos. De hecho, la palabra “gimnasia” deriva del término griego “gymnos”, que significa desnudez. Por esto mismo, las mujeres tenían prohibido practicar el deporte y hasta presenciar las competiciones.

La gimnasia artística moderna nació en Alemania, a principios del siglo XIX, cuando Friedrich Jahn, un profesor del Instituto Alemán de Berlín, creó en 1811 el primer espacio para la práctica de gimnasia rítmica al aire libre, en el cual se encontraban varios aparatos que dieron origen a los que conocemos en la actualidad.

Producto de la gran popularidad que adquirió el deporte, sobre todo en Europa, en 1881 se funda la Federación Internacional de Gimnasia, en Bélgica. Tiempo después, la gimnasia artística es incluida dentro del programa que Pierre de Coubertin ideó para los primeros Juegos modernos, Atenas 1896. Las mujeres fueron incluidas por primera vez en Ámsterdam 1928, aunque sólo a partir de Helsinki 1952 han podido participar en pruebas individuales.

 

NATURALEZA DEL DEPORTE

La gimnasia artística es una disciplina que combina la expresión artística con la fuerza, la flexibilidad, la resistencia y el equilibrio. Puede practicarse tanto de manera individual como por equipos. Existen diferentes pruebas: el programa olímpico incluye 10 (seis masculinas y cuatro femeninas).

-Suelo (masculina y femenina): sobre una superficie de 12 x 12 metros, el gimnasta realiza una rutina de entre 70 y 90 segundos. En la misma, el atleta debe ejecutar una serie de movimientos acrobáticos y gimnásticos, utilizando todo el área del piso. La rutina masculina no tiene acompañamiento musical, mientras que la femenina sí.

-Salto (masculina y femenina): el objetivo es saltar sobre un plataforma (caballo) siendo impulsado por un trampolín. La pista de aproximación tiene 25 metros y el caballo tiene una altura de 1,35 metros. El salto sobre el trampolín debe realizarse con los pies juntos y las manos tienen que tocar al mismo tiempo la plataforma. Se evalúa la altura del salto y la distancia que se logra, además de su dificultad (cantidad de giros y mortales) y su aterrizaje, que debe lo más controlado posible.

 -Arzones (masculina): se trata de un aparato cuya altura es de 1,15 metros y que posee dos manijas colocadas entre 40 y 45 cm de distancia entre ellas. La rutina se basa en ejecutar distintos movimientos de piernas, como círculos, péndulos, tijeras o verticales, apoyando las manos sobre el lomo o los arcos. Los mismos deben realizarse con las piernas extendidas durante todo el ejercicio y sin que éstas toquen el aparato.

 -Anillas (masculina): una estructura sostiene a dos anillas, ubicadas a 2,75 metros del suelo. Sujetado de ellas, el gimnasta realiza una rutina a base de movimientos de balanceo, equilibrio y verticales. Por esto mismo, es la prueba que requiere más fuerza. La salida debe ser acrobática y lo más limpia posible, sin perder el equilibrio en los apoyos.

-Barra fija (masculina): está ubicada a 2,75 metros del piso y tiene 2,40 metros de largo. Sujetado de la barra, el atleta realiza movimientos de balanceo, giros y piruetas. El ejercicio debe ser continuo, sin interrupciones, y está prohibido tocar la barra con cualquier otra parte del cuerpo que no sean las manos. La salida es parte importante de la rutina y debe ser acrobática y lo más limpia posible, sin perder el equilibrio en los apoyos.

-Barras paralelas (masculina): ubicadas a 1,95 metros de altura, las dos barras tienen 3,50 metros de largo y están colocadas, como su nombre lo indica, en forma paralela. Hay entre 42 y 52 cm entre ellas. La rutina requiere ejercicios de equilibrio en los que el gimnasta esté apoyado o agarrado de las barras, como giros o verticales. La salida debe realizarse con un desmonte acrobático.

-Barra de equilibrio (femenina): se trata de una barra de 10 cm de ancho y 5 metros de largo, y que se encuentra a 1,25 metros del piso. Con una duración de entre 70 y 90 segundos, la rutina debe incluir elementos gimnásticos, acrobáticos y de danza. La gimnasta debe ejecutar saltos, giros sobre su propio eje y figuras estéticas, utilizando toda la longitud del aparato.

-Barras asimétricas (femenina): dos barras de diferentes alturas está ubicadas a un metro de distancia. La barra superior puede tener entre 2,35 y 2,40 metros de altura y la barra inferior, entre 1,40 y 1,60 metros. La gimnasta realiza movimientos de balanceo, giros y piruetas. El ejercicio debe ser continuo y deben utilizarse ambas barras. La salida es parte importante de la rutina y debe ser acrobática y lo más limpia posible, sin perder el equilibrio en los apoyos.

VER NOTICIAS DE GIMNASIA ARTÍSTICA