Patinaje de velocidad

La campeona mundial Maira Arias anuncia su retiro

La campeona mundial Maira Arias anuncia su retiro

La patinadora neuquina, medallista de oro en el Mundial de Nanjing 2016, aseguró que está cansada de competir y por eso dejará la actividad en 2017.


Todo comenzó hace poco más 29 años en Neuquén capital. Desde ese primero de junio del ’87 pasaron diez mil millones de cosas en la vida de Maira Yaqueline Arias, antes de llegar acá, a este presente, a esta fabulosa realidad. Enumerar sus logros sería injusto porque seguramente pasaremos por alto ese torneo, esa competencia que en las estadísticas parece una más, pero en verdad figura muy patente la cabeza de la fondista.

Patina con los brazos atrás, deslizándose en la pista. No importa si está en Mar del Plata, Neuquén, Colombia o China. En ese momento, en ese segundo, quizá con más seguridad que en cualquier otro ámbito de su vida, Maira sabe lo que hace y cómo debe hacerlo. Por eso no es casual lo obtenido a lo largo de los últimos doce meses. Nanjing, Guarne o incluso Toronto fueron apenas los escenarios del éxito, las marquesinas. Lo verdaderamente importante fue su cuidado diario, los exigentes entrenamientos junto a su pareja y DT, Rubén Martínez, y los esfuerzos económicos que realizó para poder practicar en el tiempo, la forma y el lugar necesario para cumplir sus objetivos.

«Obviamente el balance de este 2016 es muy positivo. Fue el mejor año de mi vida deportiva, donde logré la meta más grande de mi carrera, que fue la medalla de oro en el Mundial de Nanjing (China). El hecho de haber podido obtener más de una en ese torneo es algo muy satisfactorio y gratificante. Junto con el primer puesto en Toronto 2015, son los logros más importantes de mi carrera». No hace falta una videollamada o un Skype, es sencillo imaginar las muecas de alegría de Arias al escribir estas líneas. Recuerdos, imágenes, personas, charlas, derrotas y triunfos… Ya quisiera uno saber qué pasó por la cabeza de la patinadora al elegir cada una de esas palabras.

Doblete de oro, y en los torneos más significativos del mundo en patinaje de velocidad: un Juego Panamericano y un Mundial. Sin lugar aún en el calendario olímpico, la argentina se adjudicó las dos medallas más importantes de este deporte, en 10 mil por puntos y 10 mil combinados, respectivamente. Increíblemente o no, en el mismísimo punto más alto de su carrera, decide alejarse de las competencias en 2017: «Por ahora, me tomaré un descanso, un receso. Me cansé de todo. Creo que ya logré mis objetivos. Para evitar inconvenientes, siempre usé la plata de mis becas y trabajé para poder patinar y conseguir las metas más grandes en este deporte». A los 29 años, Arias se defiende: «No me siento vieja pero creo que el patín ya cumplió su etapa en mi vida. Prefiero retirarme como ganadora y no afuera del podio». ¿Acaso alguien se atrevería a tildar de vieja a una campeona Panamericana y Mundial?

Sin embargo, estamos en Argentina, y no solo en el fútbol se castiga a los que no obtienen el primer puesto. En deportes como estos resulta incluso más increíble que suceda porque el amateurismo apenas está desapareciendo… Lenta y paulatinamente. Que patinadores, tenimesistas o judocas, entre otros, trabajen para mantenerse o cubrir gastos, no es una historia extraordinaria. Es más bien común. Por caso, Arias labura día tras día en el hotel del sindicato del correo, en Mar del Plata, para solventar alguno de sus viajes, como sucedió este año: «Yo tengo becas del ENARD y de la Secretaría de Deporte, pero los viajes de este año a Colombia, y la preparación de dos meses en Bogotá, me la pagué yo. El ENARD, como al resto de los patinadores nacionales, financiaba un mes en Cartagena, pero yo pedí ir a la capital para entrenarme con mi coach personal». Y más tarde fundamentó: «A mi por ser fondista me servía más entrenar en la altura, y no a nivel del mar y bajo 35 grados de temperatura como en Cartagena. El que decidió ir ahí fue el entrenador colombiano que había puesto la Confederación y él pidió esa ciudad porque es oriundo de ahí. Cosa que a mi no me gustó y por eso decidí abrirme y cubrir mis gastos con tal que no me molestaran».

En mayo, la neuquina llevó su talento a la 6ª Válida Nacional Interclubes, que se realizó en Guarne, Antioquia (Colombia). Allí está lo mejor del patinaje sudamericano, sin discusiones. «Si entrás en un podio allá, significa que podés ocupar un podio Mundial», describió. Y no sólo eso, este certamen además significaba el último torneo preparatorio para el Mundial de Nanjing. A pesar de la importancia del mismo, Arias tuvo que pagarlo de su bolsillo. «Para mi era importante asistir», definió como si se tratara de un sueño imposible. ¿Resultado? Una medalla dorada y dos de plata, en tierras cafeteras. ¿Y cómo le fue en China? Una presea dorada y dos de bronce. Cuando un/a atleta está con buen humor, con la mente libre de problemas y tranquilo/a, todo es más sencillo.

Todo tipo de vaivenes atravesó la carrera deportiva de la fondista en este 2016. Preparaciones en el exterior, opiniones dispares con la Confederación, los mejores resultados de su vida y la sensación de alejarse de una actividad que practica hace casi 30 años. Ya está, no hay más que esto, bien puede pensar ella. Pero sí, también aparecen las distinciones individuales, como su nominación a los Olimpia de Plata, y la obtención del Pehuén de Oro, al mejor deportista de la Provincia de Neuquén. «Ser reconocida allí es lo mejor que me ha pasado. Años representándola y cada vez que consigo algo, el deporte neuquino lo festeja mucho. Ganar esa estatuilla fue algo soñado», afirmó Maira, que ya se había quedado con el Pehuén de Plata en 2013.

En apenas unos días, vivirá su «fiesta preferida», según sus propias palabras. Los Premios Olimpia son suficiente excusa como para dejar sus responsabilidades en Mar del Plata, y mudarse al menos por unas horas a la capital de Buenos Aires. Ganadora de los últimos dos reconocimientos de Plata en Patín, la neuquina es una de las grandes responsables del presente que atraviesa esta disciplina en nuestro país. Que Argentina se posicione hoy como el segundo del continente, en patinaje de velocidad, incluso por encima de Chile y Venezuela, es en buena parte por las grandes actuaciones de Arias a lo largo y ancho del globo. Así también como de Ken Kuwada, otro de los grandes exponentes albicelestes.

Antes, Nora Vega y Andrea González. Hoy, Maira Arias. Épocas diferentes, una misma cosa.

Patinaje de velocidad
@g_deltorto

Periodista - Si le metés el 100% a algo, lo podés conseguir. Pero tiene que ser el 100% - ¿Mi objetivo? París 2024.

More in Patinaje de velocidad

Kuwada quiere estirar su gran momento

Agustín Vetere1 septiembre, 2017

Rocío Berbel es de oro

Agustín Ares12 mayo, 2017

Kuwada se colgó el oro en Gross-Gerau

Agustín Ares2 mayo, 2017

Argentina consiguió seis medallas en el Panamericano de Buga

Gastón Del Torto17 diciembre, 2016

Soñado: Juan Cruz Araldi, otro campeón del mundo en China

Flavio Grieco18 septiembre, 2016

Quinta medalla argentina en el Mundial de patinaje de velocidad

Gastón Del Torto14 septiembre, 2016

Una nueva medalla en Nanjing

Agustín Vetere13 septiembre, 2016

Arias y Kuwada, campeones del mundo

Nicolás Quercia12 septiembre, 2016

Podio mundial en el primer día

Flavio Grieco11 septiembre, 2016