Gimnasia artística

Experiencia y medallas, en un gran 2016

Experiencia y medallas, en un gran 2016

Julián Jato afrontará el último torneo de su año calendario. Con enormes resultados en Bolivia, el bonaerense continúa creciendo en la categoría junior.


Ganar una medalla de oro en un Panamericano. Obtener otras tantas en un Sudamericano y hasta disputar cinco de las seis finales por aparatos en un torneo de gran importancia. Bien podríamos estar hablando de un gimnasta colombiano o tal vez uno brasileño. Pero aún conociendo la respuesta parece increíble leer tamaños reconocimientos para un argentino. Y es todavía más increíble que el protagonista tenga apenas 16
años.

En un país sin una marcada tradición en esta disciplina, el nombre de Julián Jato empieza a aparecer como lo hicieron en su momento Federico Molinari, Nicolás Córdoba o el propio Osvaldo Martínez. Los especialistas saben perfectamente de quién se habla cuando se lo nombra. La edad no es un impedimento, sino todo lo contrario. Llama la atención, sorprende y genera preguntas. El cuerpo y el tono de voz de un niño; los objetivos, pensamientos y la dialéctica de un hombre.

Desde 2011 en infantiles, cuando fue medalla plateada en el Federativo de La Rioja detrás de Santiago Mayol (otra de las grandes promesas locales), el bonaerense aparece bien alto en cada uno de los torneos nacionales que se disputan en nuestro país. Su nombre y apellido ya no pasan desapercibidos en la gimnasia artística argentina. Ese pequeño de 11 años, más tarde continuó su camino en cadetes y juveniles, y hoy con 16, todavía tiene poco más de 18 meses antes de pasar a competir con los mayores.

Los éxitos en Bolivia, tanto en el Panamericano de Sucre como en Sudamericano de Cochabamba significan muchísimo para su carrera. “Este año fue muy bueno, con los logros que obtuve en esos dos torneos, tanto a nivel individual como por equipos. Fue un 2016 con muchas alegrías, pero la que más rescato es la del Panamericano, en parte porque fue la que menos me esperaba. Cuando uno va a esa clase de torneos se enfrenta con muchos más países, no solo de Sudamérica, y el hecho de estar parejo a la hora de competir, pelear mano a mano con atletas de Estados Unidos u otras potencias, me pone muy contento”, analizó Jato.

Pero duró poquito ese lugar especial en el que colocó al Panamericano y al primer puesto conseguido en Barras Paralelas, porque apenas unos segundos después completó: “Igual, en el Sudamericano tampoco me esperaba ganar el All Around. Sí estar entre los tres o cuatro de arriba, pero no el oro. Así que también fue una gran sorpresa”.

Al igual que toda la delegación nacional, el bonaerense tuvo una excelente actuación en Cochabamba. Porque no solo se adjudicó esa presea, sino también dos plateadas en las finales de anillas y caballo con arzones: “Esos reconocimientos también me ponen muy contento, aunque podría haber logrado una en paralelas, que es mi especialidad, pero una caída me lo impidió”.

A pesar de lo obtenido, el presente obliga a continuar. Del regreso a Argentina, el lunes por la tarde, a un nuevo viaje a Rosario, Santa Fe, donde el sábado disputará el Nacional, el último campeonato del año. Aunque parece poca cantidad, la categoría no ofrece muchos torneos más. Posibilidad que seguramente sí tendrá cuando compita en mayores.

Aún con la beca que recibe del ENARD, no existen demasiadas opciones en el calendario de los junior. De hecho, en los primeros meses del año compitió en el Nacional de Clubes, en el que apenas participó en Paralelas y Arzones y donde se quedó con sendas medallas doradas. Luego, sólo tuvo los torneos clasificatorios para el Panamericano.

“En esta categoría no hay muchos más certámenes que esos –explica Jato-. En Argentina, por ejemplo, hay menos competencias locales que en otras partes del mundo. También hay algunos torneos provinciales pero que no tienen mayor importancia. Y después, a nivel internacional, no tenés mucho más que Sudamericano y Panamericano”.

De cualquier manera, ya hace algunos años que la gimnasia ha mejorado muchísimo en ese aspecto. En gran parte porque desde que llegan a la selección juvenil, los atletas empiezan a recibir las becas necesarias para pagar los diferentes viajes, y así no perder oportunidad de roce nacional e internacional.

Hablar con Julián Jato y preguntar por Molinari es tan trillado como necesario. No es algo menor lo que ha logrado a lo largo de su carrera el especialista en Anillas. Sus diferentes logros bien lo han transformado en una eminencia para este deporte en nuestro país. Razones no faltan, la verdad. Cuando la vara estaba en llegar a un Juego Olímpico, el santafesino la pateó bastante más adelante y se adjudicó un diploma.

Por todas estas razones, al menos por un tiempo, el jovencito de 16 años deberá contar sus sensaciones al respecto. “Trabajar con Fede es un gran orgullo y una gran motivación. No es lo mismo tener un entrenador normal, que tener a un gimnasta olímpico y que aparte sea un deportista activo”, remarcó Julián. Y luego continuó: “Eso te ayuda también a mantenerte enfocado, a motivarte. Y con toda la experiencia que tiene, te puede trasmitir un montón de cosas que te ayudan muchísimo a la hora de aprender, de competir o de llevar también el deporte en la vida, que no es fácil. Todas las horas de entrenamiento y el hecho de tener que resignar cosas que son comunes en la adolescencia también es difícil y es una parte muy importante de todo esto”.

La relación alumno-maestro no tiene fecha de vencimiento. Comenzó hace no mucho, pero siempre con los objetivos bien claros: “Pienso seguir entrenando con él muchísimos años más, y si es posible, terminar mi carrera a su lado. En la gimnasia no ocurre muy frecuentemente que se cambie de entrenador, salvo que haya algún conflicto”. Y este no parece ser caso.

Seguirá sonando por los rincones del deporte el nombre de Julián Jato. A no sorprenderse. Habrá que verlo crecer, habrá que seguir sus pasos cerca, habrá que verlo triunfar y equivocarse. Habrá que ver si logra levantarse en las malas. Habrá que verlo pasar del CeNARD a las grandes citas del mundo.

Sin dudas habrá que observarlo muy atentamente porque ya se lo ve al jovencito, yendo atrás de sus sueños, siempre con su ropa celeste y blanca.

Gimnasia artística
@g_deltorto

Periodista - Si le metés el 100% a algo, lo podés conseguir. Pero tiene que ser el 100% - ¿Mi objetivo? París 2024.

More in Gimnasia artística

Está creciendo… Y hay que dejarla crecer

Gastón Del Torto11 junio, 2018

Subcampeones sudamericanos

Redacción 5A5 diciembre, 2017

La lesión es pasado: Ayelén Tarabini, lista para el Panamericano de Lima

Gastón Del Torto10 agosto, 2017

La gimnasia artística, casi lista para Tokio 2020

Gastón Del Torto2 enero, 2017

Argentina se trajo diez medallas de Lima

Gastón Del Torto21 noviembre, 2016

Diez argentinos competirán en el Sudamericano de Lima

Gastón Del Torto16 noviembre, 2016

Argentina cerró el Sudamericano con 13 nuevas medallas

Gastón Del Torto31 octubre, 2016

Siete medallas en el Sudamericano de Cochabamba

Gastón Del Torto29 octubre, 2016

Los juveniles argentinos, presentes en Cochabamba

Agustín Ares28 octubre, 2016