Natación

Está de vuelta: récords y marcas olímpicas para Delfi Pignatiello

Está de vuelta: récords y marcas olímpicas para Delfi Pignatiello

La nadadora argentina bajó el récord sudamericano en 800 metros libre y la marca nacional en 400 durante la segunda etapa del Mare Nostrum, en Francia. En ambas pruebas estableció registros clasificatorios para los Juegos Olímpicos, como ya tenía en los 1.500 metros. 

Delfina en el podio junta a la húngara Kesely y la rusa Egorova. Crédito: CADDA.

“Someone is coming back”. Si como diría Marshall MacLuhan, el medio es el mensaje, utilizar historias de Instagram para dar un aviso evidencia una forma de ser. Y en tiempos en que reina la telemática, ser es comunicar. “Alguien está volviendo”, escribió en inglés Delfina Pignatiello en una de sus stories tras prácticamente empatar su mejor marca en los 400 metros libre después de casi dos años. Tres días después, en la misma prueba, le bajó menos de 2 segundos a su récord; como había hecho un día antes, pero en los 800, cuando nadó con los auriculares puestos, aunque como aclaró después en otra historia, estaban apagados. Y todavía sirven. ¿Acaso hay otra descripción más gráfica de lo centennial?

Delfina está de vuelta. ¿Pero cómo, se había ido? No, pero el ascenso meteórico que la vio meterse en una final del mundial de pileta corta (en mayores) con 16 años y a los 17 convertirse en doble campeona mundial (en juveniles) con múltiples récords nacionales, se frenó en 2018 con el epicentro de los Juegos Olímpicos de la Juventud, en los que ganó dos medallas de plata, pero lejos de sus mejores marcas, producto de un desgastante proceso en el que debió lidiar con dificultades físicas, pérdidas familiares y la presión de ser la cara más representantiva de la delegación local en unos Juegos Olímpicos. Pero si ese fue el piso, dos medallas olímpicas, el techo está donde vuelan los drones.

El torneo Mare Nostrum es un tradicional campeonato que se disputa en distintas etapas durante una semana entre Francia y España. En la primera fase, en Mónaco, Delfina avisó: 4m8s34 para ganar los 400 metros libre, a una centésima de su mejor registro. Ayer y hoy, en Canet, concretó la advertencia. Récords sudamericano y nacional en los 800 y 400 libre; en ambos casos, con marcas clasificatorias para los Juegos Olímpicos de Tokio, algo que ya poseía en los 1500 metros por su participación en el último Nacional en el CeNARD.

En los 800 metros estableció el récord sudamericano con un tiempo de 8m24s33, convirtiéndose en la primera nadadora sudamericana en la historia que baja los 8 minutos y 25 segundos en esa prueba. Con ese registro, se ubica séptima en el ranking mundial de esta temporada. En los 400, destruyó en casi 2 segundos su anterior marca y fijó el récord nacional en 4m6s61. Quedó a medio segundo de la mejor marca regional y el 15° lugar en el mundo en la temporada 2018/2019.

Las dos marcas que quebró Delfina datan del recordado Mundial de Indianápolis, en el que se consagró campeona juvenil en los 800 y 1500 metros. Y fue plateada en los 400, detrás de Ajna Kesely. La húngara volvió a ponerse por delante de la argentina esta semana en Canet, al igual que lo había hecho el año pasado en Buenos Aires en los Juegos Olímpicos de la Juventud, reeditando un clásico moderno en las pruebas de fondo en la pileta. Aunque relativo; hay nadadoras de la misma generación, como las chinas Jianjiahe Wang y Bingjie Li o la australiana Ariarne Titmus, que esquivaron las competencias juveniles y pasaron a nadar directamente a las mayores con marcas personales superiores a las de la húngara y la argentina.

¿Y ahora, qué? Después de establecer récords en 400 y 800, Delfina nadará en la tercera y última etapa del Mare Nostrum, este fin de semana en Barcelona, en los 1500 metros. Su récord de Indianápolis es el impactante 15m59s51, que la ubica entre las mejores 30 nadadoras de la historia y una de las 6 que consiguió bajar los 16 minutos antes de cumplir 18 años. Este año, nadó en 16m13s98 en el Nacional, para asegurarse un lugar en Tokio 2020. En Barcelona también volverá a nadar en los 400, aunque sin Kesely en el andarivel contiguo.

En Canet hubo otro récord, el de Santiago Grassi en los 50 metros mariposa. El santafesino nadó 23s65 y se lo arrebató a Roberto Strelkov, que con 23s70 había establecido la marca en abril. El jujeño será uno de los tres representantes argentinos en pileta en el Mundial de Gwangju y competirá especialmente en esta prueba, que no forma parte del programa olímpico y panamericano, antes de viajar a Lima para disputar los Juegos, el gran objetivo de la natación nacional en 2019.

Natación
@QuerciaNicolas

Periodista en construcción.

More in Natación

Primera brazada rumbo a Tokio

Nicolás Quercia28 abril, 2019

Las chicas al poder

Redacción 5A13 noviembre, 2018

Estrella de agua dulce

Nicolás Quercia13 octubre, 2018

Pignatiello y Dini competirán en la final de los 400 libre

Nahuel Gala12 octubre, 2018

Delfina Pignatiello conquistó la medalla plateada en los 800 libre

Nahuel Gala10 octubre, 2018

Julieta Lema: “Es muy lindo correr con este marco”

Franco López Larrañaga9 octubre, 2018

Múltiples medallas y un récord nacional en la Copa UANA

Redacción 5A23 enero, 2018

Cadete rompe récords

Redacción 5A15 enero, 2018

Arranca el año como terminó el anterior: delante de todos

Redacción 5A8 enero, 2018