ciclismo de pista

 

HISTORIA

El ciclismo en pista surgió como una variante a la modalidad en ruta. Se estima que las primeras carreras en velódromos tuvieron lugar en la década de 1870. Al realizarse sobre un circuito, esto permitía a los espectadores seguir la carrera desde el comienzo hasta al final. Con el tiempo fue cada vez más normal ver pistas cubiertas, ya que benefician a los ciclistas, quienes ya no se verían afectados por las condiciones climáticas.

La modalidad de pista está presente en los Juegos Olímpicos modernos desde su primera edición, en Atenas 1896. Desde entonces, y con la única excepción de Estocolmo 1912, siempre ha formado parte del programa olímpico. Las mujeres pudieron participar por primera vez en los Juegos de Los Ángeles 1984.

 

NATURALEZA DEL DEPORTE

A diferencia de las bicicletas diseñadas para el ciclismo de ruta, las de pista no tienen frenos ni marchas, sino que poseen un sistema de piñón fijo. Por lo tanto, si la bicicleta está en movimiento, los pedales continuarán girando, y la única forma de frenar es aplicando gradualmente menor presión en el pedaleo. Esto es para ganar velocidad y evitar frenos bruscos que podrían ocasionar accidentes en una pista que es pequeña. Otra diferencia es que no está permitido llevar soportes de bebidas.

En esta disciplina, las carreras se desarrollan en velódromos, pistas artificiales de forma ovalada y que poseen elevaciones en las curvas, denominados peraltes. Normalmente, en las citas olímpicas, los velódromos utilizados son de madera y tienen un recorrido de 250 metros, aunque existen de otros tipos. El ancho de la pista puede variar entre 7 y 11 metros y los peraltes poseen una inclinación de entre 38° y 46°. Estas elevaciones permiten que los ciclistas no pierdan velocidad en las curvas por hacer movimientos bruscos de dirección, sino que, al contrario, les hace ganar velocidad.

 

DETALLE DE LAS CATEGORÍAS

El programa de Río 2016 cuenta con 10 pruebas, cinco masculinas y cinco femeninas. A continuación se explica cada una:

– Velocidad individual (masculino y femenino): Con el impulso de algunas vueltas para ganar velocidad, los ciclistas recorren los últimos 200 metros de manera cronometrada. Existe una fase inicial, tras la cual se determina una clasificación según los tiempos de cada uno. A partir de allí, se generan los cruces eliminatorios. Los mejores tiempos se enfrentan con los peores: el primero con el último, el segundo con el anteúltimo, y así sucesivamente. Desde los cuartos de final, los duelos se definen al mejor de tres carreras.

La salida es estática y se realiza con ayuda del entrenador. Un sorteo decide quién debe liderar la primera vuelta. Es un evento que pone a prueba las estrategias de cada corredor. El que lleva la delantera debe decidir a qué velocidad marchar durante las vueltas de pruebas y, a su vez, seguir los movimientos de su rival, que en cualquier momento puede atacar y arrebatarle el puesto en los últimos metros.

– Velocidad por equipos (masculino y femenino): Los equipos están compuestos por tres ciclistas cada uno, que luego de la salida se ubicarán en fila, uno detrás del otro. La prueba consta de tres vueltas, y en cada una, un ciclista distinto debe estar al frente de su equipo. Es decir, quien lidera a su equipo en la primera vuelta, se retira tras acabarla y le da paso a sus compañeros, que a su vez continúan con las vueltas que restan. Como en la anterior, tras concluir la segunda vuelta, el líder se va a un costado y deja lugar al tercer competidor del equipo, quien es el encargado de cruzar la meta.

La competencia se divide en tres etapas. En todas, las pruebas son a contrarreloj. Los equipos se lanzan en tandas de dos. Es decir, cada trío sale desde la posición diametralmente opuesta de la pista, aunque no compiten entre sí. Una vez que todos los equipos hayan corrido, se establece una clasificación por tiempos. Tras la primera etapa, los dos peores quedan eliminados. La segunda ronda mantiene el formato de la primera y vuelve a clasificar los tiempos de cada equipo. Los mejores dos equipos en esta tabla se debatirán la medalla de oro, mientras que el tercero y el cuarto buscarán el galardón de bronce.

– Persecución por equipos (masculino y femenino): Cuatro ciclistas en cada uno de los 10 equipos participantes intentan completar 4km en el menor tiempo posible. Salen a pista de a dos equipos, uno que en cada punta. Gana quien complete el mejor tiempo (se da por finalizado cuando el tercer corredor cruza la meta) o quien alcance al otro equipo (el tercer corredor debe superar al tercer corredor contrario), por esto el nombre “persecución”.

En las primeras dos etapas no hay duelos directos, sino que sólo se tienen en cuenta los tiempos de cada uno de los equipos para la clasificación general. Tras la primera ronda se eliminan los dos peores países. La segunda etapa determina por qué lugar competirá cada equipo. Los dos mejores tiempos tras esta ronda pelearán por la medalla dorada y el tercero y el cuarto, por la de bronce. También hay duelos por el quinto y el séptimo puesto.

– Keirin (masculino y femenino): La carrera consta de ocho vueltas, pero con la particularidad de que en las primeras seis y media, los ciclistas se deben ubicar por detrás de una motocicleta que va aumentando gradualmente su velocidad (hasta 40km/h). Tras la salida del lanzador, los competidores (seis por carrera) realizan un sprint de dos vueltas y media. Los tiempos no influyen en lo más mínimo.

La competencia está dividida en tres etapas. En la primera, los ciclistas salen en grupos de seis. Los dos mejores de cada uno avanzan a la siguiente ronda, mientras que el resto va al repechaje. Ya en la segunda etapa (a la que se suman seis de la repesca), los 12 ciclistas se dividen en dos grupos para volver a correr. Los mejores tres posicionados en cada grupo avanzan a la gran final, mientras que el resto peleará por el séptimo puesto. Ya en la final, el método es el mismo: los tres primeros se subirán al flamante podio, con la habitual distribución de medallas.

– Ómnium (masculino y femenino): El ómnium consta de seis modalidades distintas: velocidad individual, carrera por puntos, carrera de eliminación, persecución individual, scratch y kilómetro contrarreloj. Dado que hay pruebas de velocidad y pruebas de resistencia, es considerada como una de las pruebas más exigentes del ciclismo. El sistema de puntuación es el siguiente: el ganador de cada prueba sumará un punto; el segundo, dos; el tercero, tres, y así sucesivamente. Quien obtenga la menor cantidad de puntos al finalizar las seis pruebas, será el ganador de la medalla de oro.

 

VER NOTICIAS DE CICLISMO DE PISTA