Fútbol

Aldana Cometti: “Venimos a llevarnos una medalla”

Aldana Cometti: “Venimos a llevarnos una medalla”

La defensora central de la Selección Femenina de Fútbol habló sobre la profesionalización del fútbol femenino y las expectativas que traen a Lima.

La central del Sevilla se prepara para el debút ante Perú en los Panamericanos (Foto: AFA)

Lima, PERÚ – Ingresamos al Hotel Carrera, en el Distrito de Lince, en el centro de la capital peruana. Nos anunciamos y esperamos a Estefanía León, Jefa de Prensa de AFA para la Selección Femenina de Fútbol. Baja ella y atrás, la defensora central y referente de la zaga Aldana Cometti. Las dos están a tono con el característico uniforme azul comprendido por remera y pantalón corto azul francia. En Aldana se puede ver a una deportista que disfruta del momento que le toca vivir. Sin problemas se dispuso a darnos una nota magnífica de casi media hora donde nos comentó sobre las expectativas para estos Juegos Panamericanos, su trabajo en una mercería de Villa Crespo, la importancia de la profesionalización del fútbol femenino, las sensaciones que quedaron del Mundial de Francia, su paso exitoso por el fútbol colombiano y hasta de las locuras de su madre Rosa.

Cinco Anillos: ¿Cómo fueron tus inicios? ¿Tuviste problemas con el tema de la sociedad machista?

Aldana Cometti: Empecé acompañando a mi papa y a mi hermano a sus partidos de fútbol. Me acuerdo que con mi hermano subíamos a la terraza de casa y rompíamos todo tipo de plantas. Mi primer club fue Excursionistas, que entré cuando tenía 9 años. En ese entonces, era el único club femenino que había. Ahí duré poco porque el club no podía bancar las actividades del fútbol de mujeres, entonces tuve que dejar el fútbol y empecé a jugar al hockey. Más adelante, yo seguí jugando al fútbol en mi colegio y cuando fui a jugar unos Juegos Evita, me contactan de la Selección. Eso hizo que me reencuentre con el fútbol y conozca el mundo AFA.

5A: Contanos un poco sobre la famosa mercería de Av. Corrientes y Jerónimo Salguero

A.C.: Después de terminar el colegio y durante los entrenamientos que tenía en ese momento en Boca, de algo tenía que vivir. Yo vivía con mis papás, pero como no me gustaba pedirles plata, la única salida era trabajar en la mercería familiar. Estuvo bueno porque con eso aprendí a manejar mi propia plata, además de compartir buenos momentos con mi familia. También tenía su sacrificio, porque trabajaba a la mañana, comía como podía y salía volando a Boca para entrenar y me quedaba la noche para tratar de estudiar. Esto lo mantuve por bastante tiempo hasta que tuve que dejar el estudio y dedicarme a full a lo que me gustaba que era el fútbol. A día de hoy igualmente sigo yendo a la mercería, atiendo a los clientes, que conozco a muchos de ellos, y paso un lindo momento.

5A: Por qué jugás de central? ¿Te probaste en alguna otra posición o siempre quisiste jugar abajo?

A.C.: En Excursionistas empecé jugando de delantera, pero claramente no era lo mío. Era más asistidora que goleadora. Tenía 9 años y como todos, cuando empezamos lo único importante es hacer goles. Ya de más grande, con la Selección, mis primeros torneos eran jugando de mediocampista central, hasta que me agarró Luis Nicosia y me puso de defensora central. A mi me gustaba jugar de 5 o de 8, pero como no había centrales y a él le interesó mi altura para ese puesto, pasé a jugar abajo. A partir de ahí, me empecé a sentir cómoda de central y ahí quedé, aprovechando mi experiencia de mediocampista para salir jugando y mi velocidad para los cruces.

5A: Jugaste en Independiente, en River y en Boca. ¿Qué tuvo de especial esos pasos por tres gigantes de América?

A.C.: Cada uno de ellos me enseñaron muchas cosas y formaron lo que soy hoy en día. En Independiente me quedo con las ganas de ganar del club. Nos pedían lo mismo que a los hombres. Aparte, el grupo humano fue excelente y me quedaron un montón de amigas de ese paso. Independiente fue el club del cual más me arrepentí de haberme ido, pero soy consciente que en ese momento, económicamente no me podían dar lo que yo necesitaba y por eso fui a River en búsqueda de un crecimiento profesional. A pesar de eso, mi paso por River no fue bueno. Estuve poco tiempo y cuando me quise ir, el único club que me quería fue Boca. Era difícil porque era el rival de toda la vida, pero tomé la decisión de irme y ahí fue donde más crecí. Era un equipo con mentalidad ganadora. Boca fue el club que más me hizo crecer en todo sentido.

5A: ¿Con qué te encontraste en Colombia cuando llegaste al Atlético Huila?

A.C.: Me encontré con una liga profesional. Tanto la liga como el club nos brindaba todo lo que necesitábamos, tanto en lo económico como en materia organizativa. Donde jugaban los hombres, también jugábamos nosotras. Todos los equipos tenían la posibilidad de llenar un estadio para que la gente las aliente. Era una liga muy competitiva. Me acuerdo que cuando llego, el objetivo no solo era ganar la Liga Dimayor, sino salir campeonas de la Copa Libertadores. En eso se basó toda la apuesta económica del club. En nutrir al Huila de herramientas para conseguir el título continental.

5A: ¿Es cierto que en España la Liga Femenina es casi tan importante como la de los hombres?

A.C.: De a poco va creciendo y cada vez más jugadoras de selección quieren jugar en España. Creo que va a ser la principal liga del mundo en el corto plazo porque tanto la RFEF como La Liga Femenina están invirtiendo fuerte para que esto crezca. Hoy en día es una de las ligas más competitivas del mundo.

5A: ¿Qué te pasó por la cabeza en esos últimos 10 minutos en Panamá cuando ya estaban a un paso de la clasificación al Mundial de Francia?

A.C.: Me pasaron muchas cosas. Me acuerdo que nos miramos con “Chule” (Ruth Bravo) y Agus (Barroso) en una pelota parada y señalamos el reloj. Faltaban 12 minutos y sabíamos que era imposible que nos hagan cinco goles. Nos mirábamos, sonreíamos y se nos caían algunas lágrimas. Estábamos clasificando al Mundial. Los últimos minutos los disfrutamos mucho porque ya sabíamos que la clasificación estaba asegurada.

5A: ¿Qué sentiste cuando entraste por primera vez al Parque de los Príncipes?

A.C.: Tuve la suerte de ser la primera que entró al estadio durante el reconocimiento del día anterior al debut con Japón y fue increíble. Esa cancha te da buenas sensaciones, te hace creer que estas para cosas grandes y para sorprender al mundo. Fue muy bonito.

5A: ¿Cómo fue esa situación en el partido contra Japón que perdés un diente? ¿Cómo lo viviste ese momento?

A.C.: Cuando me dí cuenta, me quería morir. Cuando siento el golpe y me doy cuenta que tenía algo dando vueltas por la boca, no lo podía creer. Después me percaté que era una situación de juego y seguí como si nada. Le dí el diente al médico y, como tuve la suerte de que no haya sangrado, tomé un poquito de agua y seguí. El partido demandaba máxima concentración y no podía dejar al equipo con una menos. En los primeros 10 minutos me daba vergüenza hablar o dar indicaciones, pero después me olvidé del diente.

5A: Cuando Vanina Correa le ataja el penal a Parris frente a Inglaterra, ¿sintieron que podían aguantarlo?

A.C.: El momento del penal fue una inyección de confianza y nos hizo creer que todavía podíamos dar pelea. Sabíamos las diferencias físicas que había, pero nuestro objetivo era mantener el arco en cero. Después caímos en la cuenta que no podíamos aguantar el resultado los 90 minutos con un equipo que era tan superior. Fue el rival que más diferencia sentí que nos sacaban. Quedamos mal paradas en defensa una vez sola y de ahí, vino el gol de ellas.

5A: ¿Qué te pasó por la cabeza cuando Flor Bonsegundo patea el penal y lo erra?¿Y cuando van al VAR y lo cobran nuevamente?

A.C.: Fue terrible, porque es una incertidumbre lo del VAR. Era algo nuevo para todas. Primero cuando Flor patea el penal y se lo atajan fue un bajón enorme, pero sabíamos que no teníamos que bajar los brazos. Y cuando la árbitra hace sonar el silbato otra vez, nosotras no entendíamos nada. Cuando nos damos cuenta de que se pateaba de nuevo, fuimos todas a darle confianza a Flor de nuevo y le dijimos que le rompa el arco. Cuando lo hizo fue una alegría enorme. Nos queda la sensación de que si se jugaban tres o cuatro minutos más, lo ganábamos.

5A: ¿Qué partido creen que podrían haber ganado de los tres en el Mundial de Francia?

A.C.: Contra Escocia. Japón era muy superior táctica y físicamente. Llevan muchísimos años de proyecto encima, que las llevaron a ser campeonas y subcampeonas del mundo. No estábamos jugando contra un cuatro de copas. Contra Japón, el objetivo era que no nos hicieran goles. Sabíamos que no íbamos a tener muchas chances de atacar. Con Escocia era otra cosa. Era más parejo. Era su primer Mundial y nosotros ya teníamos dos experiencias encima. Creo que a nivel deportivo, era el que podíamos equiparar.

5A: ¿Compraste el álbum del Mundial de Francia? ¿Conseguiste tu figurita?

A.C.: Compré uno apenas salió. Después Panini (la empresa desarrolladora del álbum) nos regaló varios más con muchos paquetes de figuritas. Pasé horas con mi mamá pegando cuando volví a casa con la bolsa que nos habían dado. Encontré la mía y fue muy especial. Me hacía acordar a cuando era más chica y juntaba las del álbum de Sudáfrica 2010 de los hombres. Cambiaba figuritas con mi hermano. Fue muy lindo.

5A: ¿Qué significa Estefanía Banini para el fútbol femenino?

A.C.: Estefi es una de las mejores jugadoras que tuvo el fútbol argentino. Es una grande dentro y fuera de la cancha. Nuestra capitana, o era nuestra capitana hasta hoy en día. Una gran amiga que tengo, la quiero mucho. Es una lástima que no esté acá en Lima, pero entendemos que son decisiones técnicas y hay que aceptarlas.

5A: Con 23 años, ya jugaste en tres equipos grandes de la Argentina, en Europa y disputaste un Mundial. ¿Qué sueño te queda por cumplir?

A.C.: Un Juego Olímpico. Vamos por todo. Y por qué no, llegar más lejos en un Mundial.

5A: ¿Qué significa la profesionalización del fútbol femenino para vos y cómo crees que va a repercutir en la sociedad argentina?

A.C.: La profesionalización es algo que venía esperando mucho y luchando por ello. Es algo que tenemos que aprovechar. Cobrar un dinero no significa ser profesional y por eso tenemos que ser conscientes de lo que hemos logrado y cada jugadora tiene que entender que ahora se tiene que dedicar cien por ciento al fútbol. Ahora hay que ser profesional en todos los sentidos, desde entrenarse a consciencia hasta alimentarse y dormir bien. Además, va a ser más fácil nutrir la Selección de mejores jugadoras, lo que va a hacer que la sociedad comprenda mejor lo que estamos viviendo.

5A: ¿Cómo fue el momento en el Predio de la AFA en Ezeiza que te sacaste esa famosa foto con Lionel Messi?

A.C.: Fue un momento muy lindo. Comimos todos juntos antes de que nos vayamos a Francia y todas queríamos sacarnos una foto con Messi. Estuvo muy predispuesto en todo momento. Se quedó más de una hora para sacarse fotos y videos. Se notaba que era uno más como nosotras. Nos dijo que disfrutemos mucho de esa nueva experiencia.

5A: Si tuvieses un día libre en estos Juegos Panamericanos para ir a ver un deporte que no sea ni fútbol ni hockey, ¿qué deporte elegirías?

A.C.: Me gustaría ir a ver a las chicas del Handball. Sé que dejan todo en la cancha y que son pura actitud. Me gustan los deportes de equipo, porque formo parte de uno, asi que donde haya uno, me meto.

5A: Escribiste un cuento en el libro Pelota de Papel 3 titulado “Lo Bailado”. ¿Qué te inspiró a contar esa historia?

A.C.: Terminó la Copa Libertadores 2018 y me llamó Juanky Jurado (editor de “Pelota de Papel 3”) para formar parte de ese libro y fue un orgullo que piense en mí para eso. Como me agarró con la vorágine de esa Copa que ganamos por penales, me inspiró eso y haberlo podido vivir con mi familia, que fue único.

5A: ¿Hubo algún momento que te hizo replantear el hecho de seguir jugando al fútbol?

A.C.: Por suerte, no. Siempre tuve la dicha de hacer lo que quise y siempre mi familia me apoyó.

5A: ¿Por qué te dicen “la chueca”?

A.C.: Porque camino de una forma diferente, digámoslo así.

5A: Dicen que tu mamá Rosa es la fan número uno de la Selección Femenina. ¿cómo se portó en Francia?

A.C.: Mal. Mi mamá está loca. Se fue a Francia, más que por mí, porque es hincha de la Selección. Cada vez que llega al hotel, saluda a todas mis compañeras antes que a mí. Ella es la fanática número uno de este equipo. Considera que no solo me tiene que alentar a mí sino que a todas. A ella le gusta el fútbol y como es argentina, alienta a todo lo que tenga celeste y blanco.

5A: ¿cómo ves estos Juegos Panamericanos teniendo en cuenta que les toca Perú, Panamá y Costa Rica y que no están ni Brasil ni Estados Unidos y Canadá?

A.C.: Las expectativas nuestras son altas. Venimos a Lima a llevarnos una medalla. Tenemos eso en la cabeza desde que terminó el Mundial. A los rivales los conocemos. Sobre todo a Perú y Panamá. Con Costa Rica hace mucho no jugamos, pero sabemos cómo atacan y cómo defienden. Ahora hay que pensar en Perú, que es el primer rival y el más duro. Estuvimos viendo muchos videos, buscando poder explotar sus defectos y que no se noten sus virtudes.

5A: Por último, ¿hiciste alguna promesa en caso de ganar el oro?

A.C.: No hice ninguna, pero he hecho que otros prometan para yo poder hacer alguna maldad.

Luego de que los grabadores se apagaran y muy amablemente, Cometti se quedó charlando con Cinco Anillos por más de diez minutos hasta que su reloj pulsera sonó y supo que era momento de volver a la concentración. Jovial, fresca y espontánea, a base de pura sonrisas, las que no ocultó en ningún momento de la entrevista, se la nota en su salsa, viviendo un momento importantísimo con la Selección y como lo que es, una profesional.

More in Fútbol

Argentina clasificó al repechaje del Mundial pese a ser goleada por Chile

Nahuel Gala24 abril, 2018

Argentina cayó ante Brasil, pero aún posee chances de ir al Mundial

Nahuel Gala19 abril, 2018

Argentina debutó con victoria en la fase final de la Copa América

Nahuel Gala16 abril, 2018

Argentina y su entrenador, los mejores del mundo

Karim Amores30 abril, 2017

Una goleada que ilusiona

Tomás Vetere1 marzo, 2017

La Sub 17 cayó ante Venezuela

Tomás Vetere25 febrero, 2017

Los Sub 17 sueñan con el Mundial

Nicolás Quercia24 febrero, 2017

Sub 17: confirmada

Tomás Vetere16 febrero, 2017

Agónica clasificación de Argentina al Mundial de Corea del Sur

Franco López Larrañaga11 febrero, 2017